lunes, 11 de marzo de 2013

Incendios



LA FANTASMA atraviesa una de las paredes del estudio, se sienta en el aire con las piernas cruzadas y le solicita al artista que le haga un retrato. El pintor, tras reponerse del susto inicial, acepta y se entrega con frenesí al trabajo. Varias noches después, mientras charlan animadamente durante una pausa, el hombre se proclama agradecido de que la vanidad de las mujeres se prolongue más allá de la vida, a lo que la modelo responde: «Se equivoca, amigo mío, no es vanidad: gracias a su arte podré finalmente decirle adiós a esta condición espectral… Cuando eso suceda, ¿me va a extrañar?». Al pintor se le caen pinceles y colores, y, mientras los recoge, alega que ya es muy tarde y que está cansado. A solas consigo mismo comprende que se ha enamorado. Entonces se le pasa por la cabeza la idea de fingir un siniestro, y, aunque llega a encender unos diarios, sabe que no sería justo y los apaga. Y maldice y solloza y gime. Ignora que la fantasma lo ha estado observando desde una de las paredes y que, apenas él le eche llave al recinto, ella se las arreglará para provocar un cortocircuito.
Safe Creative #1303114757129

El presente texto resultó ganador, conjuntamente con los de Elisa de Armas, Ana Fúster y Raúl Ariza Pallarés, del mes de febrero próximo pasado en el III Certamen de relato corto… para mesilla de noche que lleva adelante el sitio Esta noche te cuento.
.
.

8 comentarios:

Verónica Ruscio dijo...

Qué conmovedora historia, Gabriel. Me ha emocionado hasta el tuétano. Se agradece.

Besos.

Puri dijo...

¡Enhorabuena, Gabriel! Cuando he comenzado a leerlo, he pensado que era perfecto para el tema de esta noche te cuento, no me extraña que hayas ganado. Tiene una gran sensibilidad, yo a la fantasma la devuelvo a la vida, así deja de ser un espectro, ¿no? Gracias por esta historia tan bien contada.
besos

Francisco Espada dijo...

¡Genial, como de costumbre! Hay sentimientos que incendian sin llamas y ni siquiera el pintor era ignífugo.

Un abrazo

Pedro Sánchez Negreira dijo...

¡Enhorabuena, Gabriel! Me alegra que lo hayas traído hasta tu casa porque no siempre puedo acercarme hasta allí y me lo había perdido.

Gran micro, sin duda.

Un saludo,

Mar Horno dijo...

Maravilloso Gabriel, como siempre. Es una delicia para los sentidos pasar por tu blog. Un abrazo.

Gabriel Bevilaqua dijo...

Verónica, Puri, Francisco, Pedro y Mar, gracias. Me alegra que les haya gustado esta peculiar historia de fantasmas.

Saludos cordiales

Anónimo dijo...

Me encanta como escribes, si te apetece compartirlo con nosotros echa una ojeada a esto
http://280ypunto.blogspot.com.es/
Un saludo.

Gabriel Bevilaqua dijo...

Gracias por la invitación, Relatarium, bonita iniciativa.

Saludos cordiales

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...