viernes, 10 de diciembre de 2010

Las malas lenguas

Pavel Kaplun, Sie ist keine NonneAlineación al centro


ME CASÉ con Ariadna al año de fallecer mi madre. Fue amor a primera vista. Pero esos meses entre la pérdida y el encuentro me pesaron como un verdadero calvario; al punto de que la idea del suicidio me arrastró hasta la armería donde Ariadna, vueltas del destino, reinauguró mi vida.


Desde entonces soy feliz más allá de los que me espetan: «Jorge, esta muchacha es el vivo retrato de Adela cuando era joven». Sonrío y les perdono sus lenguas bífidas.


Después de todo tienen razón. Si mi madre aún viviera, sólo podría distinguir a la una de la otra por las arrugas y por el hecho de que Ariadna es menos conservadora a la hora de hacer el amor.


Safe Creative #1011277950522

Foto © Pavel Kaplun, Sie ist keine Nonne

.

27 comentarios:

Torcuato dijo...

Tema tabú tratado de una forma dulce y suave. Entra fácil.
Un abrazo, Gabriel.

No Comments dijo...

¿Entiendo que Jorge sabía cómo hacía el amor su madre porque lo hacía con él? Uff sí, tema tabú, que te has atrevido a expresar en este microrrelato.

Cuando menos arriesgado.

Un saludo indio

Malena dijo...

Dicen los que saben que la imagen materna siempre influye en el hombre a la hora de elegir pareja. Probablemente a Jorge se le haya ido un poquito la mano con el Edipo.

¿Hubo incesto? ¿Jorge siendo niño vio a sus padres haciendo el amor? ¿Imaginaba él la actitud de la madre en la cama? Inteligentemente dejás todas estas conjeturas en manos del lector.

Claudia Sánchez dijo...

Me gustó Gabriel!
Una minucia, segunda línea, perdida o pérdida?
Y yo le agregaría a Malena... tan parecida la muchacha, no sería su hermana oculta? ... y continuamos con las relaciones familiares...
Besos,

Patricia dijo...

Me has dejado haciendo equilibrio sobre la cuerda, que casi me caigo por la sorpresa.
Muy bueno!

Un abrazo.

almalaire dijo...

Me gusta muchísimo esa manera tan tuya de hablar de lo más terrible sin perder nunca la delicadeza...

Un beso

Palabras como nubes dijo...

Arriesgado micro, bordea el límite con una delicadeza admirable. Muy muy bueno, Gabriel.

Saludos
Jeve

PD: ¿Se habrá escapado un acento en el primer párrafo?

Allek dijo...

Pasaba a desearte felices fiestas!!
te dejo un fuerte abrazo!

Jess Vilardi dijo...

Cada vez sorprendes. Creo que me invaden las mismas preguntas de Malena. El texto y la imagen se complementan. Qué rostro más suave y distintivo. Buena elección.

Sinceramente,

Jess Vilardi

Mónica Ortelli dijo...

Tratamiento de seda para el tema del incesto. El tono justo para dar mayor contraste al final.
Excelente micro, Gabriel.
Un abrazo fuerte.

josé manuel ortiz soto dijo...

Muy buen texto, Gabriel. El giro que puede dar una palabra a una historia.
Saludos.

Gabriel Bevilaqua dijo...

Muchas gracias, Torcuato.

Entiendes bien, No Comments. Pero no estoy seguro de que existan temas tabú, sólo temas (independientemente de cuál sea el resultado en este caso) bien o mal abordados.

Malena, me has dejado lleno de dudas ;)

¡Qué horror! Sssshhhhhh… no levantés la perdiz, Claudia, que ya lo corrijo.
Y gracias por el ojo fino ¡y por avisar!

Muchas gracias, Patricia. No sé si ha sido un guiño pero eso de haciendo equilibrio sobre la cuerda va en concordancia con este sitio :)

Ay, Almalaire que me vas a malacostumbrar con tus comentarios :)

Muchas gracias, Jésica. Y sí, un acento se escapó, pero libre una orden literaria de captura y ya está en su lugar ;)

Hola, Allek. Muchas gracias por tus deseos y felices fiestas también para ti. Y como creo que es la primera vez que comentas, ¡bienvenido!

Gracias, Jess. Con respecto a la imagen, siempre trato de hacer una elección cuidadosa (me gustan la fotografía y las artes plásticas); en este caso tenía tres buenas imágenes en danza. Al final me decanté por la presente; veo que fue una decisión acertada :)

Mónica, muchas gracias; en especial por lo de “tratamiento de seda”.

Muchas gracias, José.



Saludos funambulescos a tan gentiles y generosos comentaristas.

Mayde Molina dijo...

Qué lindo relato, Gabriel!
Me ha gustado mucho.
Un fuerte abrazo, amigo
Que estés muy bien

Metalsaurio dijo...

Transmutación de almas, transmutación de cuerpos pero con las mismas ganas de follar, jajaja!

como dice la canción: "edipo rey, mamá putón"...

Por cierto, la elección de Ariadna como nombre, ¿es casualidad? Me sonaba de algo de mitología, consulté la wikipedia y mira tú: significa "la más pura" (sí, con r).

Un saludo.

Virginia Vadillo dijo...

Telita!
A veces el amor de un hombre por su madre llega demasiado lejos, no?
Besos!

Ramón Besonías dijo...

Saludos desde Badajoz, España.

Se dice que elegimos a las mujeres a imagen y semejanza de los afectos y carencias que nuestra madre nos dejó en herencia. Todo futuro es, en definitiva, una biografía ya escrita, con algunos renglones improvisados.

Buen día a todos.

Gabriel Bevilaqua dijo...

Hola Mayde, muchas gracias. Yo también espero que estés muy bien querida poeta.

Metalsaurio, eres el primero que ha notado o, al menos, ha hecho referencia al nombre; y, claro, no es casualidad. Pero no usé el nombre de Ariadna por el significado; lo hice porque es la protagonista del mito del minotauro que le entrega a Teseo el ovillo de hilo para que pueda salir del laberinto. Como metáfora, el personaje Ariadna de este microrrelato le permite al protagonista salir de su calvario.
En cuanto a lo primero, no creo que el micro trate tanto de un tema de sexo, sí de amor, de amor desviado y prohibido, pero amor al fin. Muchas gracias.

Pareciera que sí, Virginia.

Gracias por pasar, Ramón. Y bienvenido al Elefante.


Saludos cordiales.

Pablo Gonz dijo...

Cintura fina. Buen quiebre final. Me encantan los micros que te saben arrastrar hacia un lugar común y una vez allí, con un pequeño giro, te hacen comprender que toda esa lógica convencional respondía a un plan preconcebido (de otro signo). Muy bien, muy bien, y perdón por el análisis.
Abrazos fuertes,
PABLO GONZ

Gabriel Bevilaqua dijo...

Pablo, muchas gracias por tan halagador análisis. El autor contento.

Saludos.

Elisa dijo...

Ando atareada y sin tiempo ni para comentar, pero ya tienes constancia de lo mucho que me gustó este micro.

Enhorabuena.

Gabriel Bevilaqua dijo...

Elisa, muchas gracias.

Saludos.

Javier Ortiz dijo...

Buena temática la de este micro, y bien abordada.

Nuevo por acá. Saludos desde México.

Gabriel Bevilaqua dijo...

Muchas gracias, Javier, y bienvenido al Elefante Funambulista.

Saludos.

Iván Teruel dijo...

Bueno, pues andaba distraído por esta particular blogosfera de los micros, de uno en otro, libando de aquí y de allí, y de repente me encuentro con esta perla de micro. Por cierto, encantado Gabriel.

Al análisis de Pablo, ante el que digo "Amén", añado dos aspectos que me parecen magistrales. Uno: el primer párrafo, en una primera lectura, es el primer amago que hace el narrador al lector, porque va engarzando las figuras de la madre y de Ariadna mediante la creación de dicotomías(casarse/fallecer, pérdida/encuentro, suicidio/vida) que inducen a pensar en dos mujeres antitéticas. Ese primer párrafo, tras el final, al releerlo, cobra un sentido muy diferente: emerge la idea de que los extremos se tocan, se complementan, se necesitan, hasta el punto de que la pérdida genera el encuentro y el suicido planeado engendra una nueva vida. Y resulta que todo es cíclico y contradictorio,como en la cosmovisión de muchas culturas.

Segundo detalle: la lenguas bífidas, cargadas de un humor fino pero mordaz. Otro amago fantástico: parece que la dirección de la crítica apunte a la maledicencia de la gente, al chismorreo malsano; y resulta que no, que "después de todo tienen razón".

Además de todo, es cierto lo que comenta Torcuato sobre la dulzura (yo diría que dulzura en la cadencia y en el tratamiento del personaje) y es encomiable la apuesta desinhibida por un tema tabú (cruce de complejo de Edipo y complejo de Yocasta).

Gabriel, perdón por el rollazo y enhorabuena por el micro. Un placer encontrar tu blog.

Iván T.

Gabriel Bevilaqua dijo...

Iván, nada de rollazo, me ha encantado tu análisis: lo que señalas es lo que pretendía (un poco de manera consciente, y otro poco ―como siempre al escribir―, inconsciente) lograr. Por cierto, bienvenido al Elefante y muchas gracias.

Saludos cordiales.

sucedeque dijo...

Uf, menudo final...!
Me gustó mucho el micro.
Un saludo. Iria L.

Gabriel Bevilaqua dijo...

Iria L., muchas gracias por tu apreciación y bienvenida al Elefante.

Saludos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...