martes, 16 de marzo de 2010

A la luz de las palabras



EN EL CLARO DE LUNA, ante las orejas atentas y las miradas absortas de los pequeñines del bosque, la voz parsimoniosa del viejo lobo da inicio a una nueva ronda de fábulas: —Había una vez una niña malcriada...



Safe Creative #1002135511702

11 comentarios:

Gabriel Bevilaqua dijo...

A riesgo de parecer jactancioso quiero compartir con ustedes unas palabras que la escritora y minificcionista Lilian Elphick ha tenido la gentileza de regalarle a la presente mini:

«Perfecta minificción en donde se traslada el punto de vista. Nótese que el viejo lobo, narrador oral, cuenta fábulas y no cuentos de hadas. Es así que enseña a los lobeznos. Fino humor, sólo para los de orejas peludas ;-)» (Sic).

El autor, súper agradecido (por la interpretación exacta del significado y por el reconocimiento que una mini no sólo puede ser “contundente” sino que además admite lo poético y sugerente).

PD: El guiño final se debe a que uno de mis pseudónimos es Wolf (pero no lo divulguen).

Pietror dijo...

Descubro este sitio a través del concurso de los dragones. Me gusta, entraré a menudo a escuchar a los lobos.

Un abrazo.

Virginia Vadillo dijo...

:) jejeje, Caperucita, seguro!
Me ha encantado!

Sol - Imaginario Desesperación dijo...

Excelente Gabriel, como siempre con tu brevedad y su inmenso contenido deslumbrás.
Yo me pregunto (y me repregunto) cómo harás para imprimir siempre la misma calidad imaginativa y darle una forma tan maravillosa. Nunca leí algo tuyo que me deje pensando que le agregaría algo más o le quitaría algo o que de tal o cual forma quedaría un poquito mejor. Siempre escribís de manera precisa. Y en esa misma brevedad lográs que el lector quede carburando en todo lo de alrededor (me imagino de repente a los pequeños lobitos aterrados cuando escuchan ruidos por las noches pensando que podría ser caperucita y a esta misma comiéndose a la abuela loba, y así) Un orgullo para tí, me imagino.
Un orgullo también las palabras recibidas por tu colega, y perdé cuidado, que tu seudónimo quedará en secreto, jaja.

Cariños!!

Metalsaurio dijo...

...que para cruzar el bosque y visitar a su abuela se armó valor y escopeta; y cansada de ir y volver, de tan largo camino, decidió atajar y matar a la vieja.

Yo llegué tarde. Casi no la cuento.

Gabriel Bevilaqua dijo...

Gracias Pietror y bienvenido al Elefante.

¡Bingo Virginia! :)

¡Muchas gracias, Soledad! Me sobreestimás, pero gracias, de verdad :)

Jeje, Metalsaurio me has hecho acordar de una versión humorística de Caperucita ("Habla el lobo") en la cual la pequeña quería que el lobo matara a la "vieja" para heredarla. El lobo, claro, era vegetariano, jeje...

Saludos cordiales.

* Me * dijo...

Breve pero con una inercia directa....me ha encantado..

Y me alegra haberte descubierto entre la maleza! :)

Un saludo

Gloria dijo...

Sigo admirando tu capacidad para escribir estas mini-ficciones y creo que el título de este, trasciende el mismo y se pude aplicar a todos tus escritos.
Un abrazo.

Gabriel Bevilaqua dijo...

¡Gracias y bienvenida Me! Y a mí me alegra ser descubierto :)

¡Gracias Gloria, ojalá lo referente al título sea así!

Saludos funambulescos.

Miriam M. dijo...

Veo los ojos de par en par de los lobeznos que escuchan. No parpadean. Los míos leyéndote tampoco.

Gabriel Bevilaqua dijo...

Muchas gracias, Miriam; y bienvenida a mi rincón.

Saludos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...