miércoles, 7 de abril de 2010

Herodoto Santos



EN EL ANTIGUO REINO DE FICTICIA, descubrieron el placer de degustar suculentos estofados de liebre. Tan aguda llegó a ser la apetencia por dicho manjar que, al cabo de unos pocos años, dieron por extintos a los gatos.


Safe Creative #0910104667620

Arte © Remedios Varo: «Tránsito en espiral», 1962


19 comentarios:

Gabriel Bevilaqua dijo...

El que acaban de leer es un juego intertextual que tiene como hipotexto la siguiente doxografía de Juan José Arreola:

HOMERO SANTOS

Los habitantes de Ficticia somos realistas. Aceptamos en principio que la liebre es un gato.

Espero que les haya gustado :)

Sol - Imaginario Desesperación dijo...

Muy bueno Gabriel.
¿Sabes que en el horóscopo chino también son lo mismo? jaja. (salvando las distancias y la ridiculez de la astrología. Te aclaro, además, que lo sé porque sería "mi signo", una tía mía me torturó durante años leyéndome a Ludovica)
Cariños!

Gabriel Bevilaqua dijo...

Gracias Sol. No, no sabía que gato y liebre eran lo mismo en el horóscopo chino; siempre se aprende algo nuevo ;)

Saludos.

Virginia Vadillo dijo...

Jajaja, me había gustado antes de leer el cuento de Arreola, pero con él se complementa mucho más!
Qué curioso lo que te dice Sol! :)
Besos!

Elisa dijo...

Tus estofados literarios son suculentos, pero tú nunca nos das gato por liebre...
Me gusta mucho la pintura de Remedios Varo, este cuadro no lo conocía, es muy sugerente. En cuanto a las doxografías de Arreola, no las conozco, a ver si las encuentro por alguna parte.
Besos

Elisa dijo...

Si me lo permites, ¿no quedaría mejor sin la primera coma?

Gabriel Bevilaqua dijo...

¡Gracias Virginia! Lo que dices es cierto: la mini vive por sí sola pero si se aclara que intertextualiza con la de Arreola, se expande. Por eso, para que se den ambas cosas, es que puse la aclaración en los comentarios. Y ha funcionado ;)


¡Muchas gracias, Elisa! Remedios Varo es una artista que descubrí hace poco, me parece muy interesante.

En cuanto a las Doxografías son un conjunto de diez minificciones de Juan José Arreola reunidas en su libro Palíndroma (1971). Aquí te las comparto:



Francisco de Aldana:
No olvide usted, señora, la noche en que nuestras almas lucharon cuerpo a cuerpo.

Homero Santos:
Los habitantes de Ficticia somos realistas. Aceptamos en principio que la liebre es un gato.

Prometeo a su buitre predilecta:
Más arriba, a la izquierda, tengo algo muy dulce para ti. (Ella se obstinó en el hígado y no supo del corazón de Prometeo).

Mitológica:
Ya no puedes acuñarla a tu imagen y semejanza. Tendrás que aceptarla sin peso y sin ley, porque es el metal ardiente que circula ya por tus venas.

Ágrafa musulmana en papiro de Oxyrrinco:
Estabas a ras de tierra y no te vi. Tuve que cavar hasta el fondo de mí para encontrarte.

De escaquística:
La presión ejercida sobre una casilla se propaga en toda la superficie del tablero.

Claudeliana:
Cansado de tanta Proeza me fui con doña Música a otra parte. Pero hace mucho tiempo que don Juan de Austria murió dentro de mí. Viuda por fin de don Pelayo y sin carta de Rodrigo, te espera en Mogador sentado en su barril de pólvora y con la mecha prendida, el Capitán Cachadiablo.

Bíblica:
Levanto el sitio y abandono el campo… La cita es para hoy en la noche. Ven lavada y perfumada. Unge tus cabellos, ciñe tus más preciosas vestiduras, derrama en tu cuerpo la mirra y el incienso. Planté mi tienda de campaña en las afueras de Betulia. Allí te espero guarnecido de púrpura y de vino, con la mesa de manjares dispuesta, el lecho abierto y la cabeza prematuramente cortada.

De John Donne:
El espíritu es solvente de la carne. Pero yo soy de tu carne indisoluble.

Cuento de horror:
La mujer que amé se ha convertido en fantasma. Yo soy el lugar de las apariciones.



Y con respecto a la coma ¡claro que te lo permito! Tus observaciones para mí son muy valiosas.
Ahora, mi justificativo para usarla:
Aunque la coma nunca debe colocarse delante del verbo —es decir, separando el sujeto del predicado—, ahí está el quid de la cuestión. Pregunta: ¿quiénes descubrieron el placer de degustar los estofados? Respuesta: los ficticianos (o sus habitantes, etc.). Es decir, el sujeto de la oración es tácito. La oración completa sería:

“En el antiguo reino de Ficticia, los ficticianos descubrieron el placer de degustar suculentos estofados de liebre.”

En el antiguo reino de Ficticia es un circunstancial, no sujeto. Creo que por lo antedicho, en este caso la coma es correcta. Pero ya sabes que de todos los signos de puntuación, la coma siempre es el más discutible, polémico y antojadizo: por más que las haya obligatorias, su uso depende en buena medida de quién escribe. Y en este caso la creo correcta ;)

Saludos cordiales a tan amables comentaristas.

Elisa dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Elisa dijo...

Muchas gracias por las doxografías, tendré que leerlas con más detenimiento, pero, de momento, la bíblica me parece genial.

Con lo de la coma no lo dije por incorrecta, que por supuesto no lo es, sino porque a mí me sonaba mejor sin ella, en eso van los gustos...

Y sobre todo, enhorabuenísima por tu primer premio y por los comentarios de Edgar Omar Avilés, las dos cosas son un magnífico impulso para animarte a continuar escribiendo (y de paso, para tus lectores podamos seguir disfrutando de tus relatos)

Claudia Sánchez dijo...

Es fantástico Gabriel! Ya había leído el de Arreola.
Y me encantan esos principios quijotescos!
Saludos!

Gabriel Bevilaqua dijo...

Muchas gracias, Elisa; siempre vienen bien esos empujoncitos. Para mí también "Bíblica" -junto con el famosísimo "Cuento de horror" y la de Homero- está entre las mejores.

Muchas gracias, Claudia.

Saludos cordiales.

Esteban Dublín dijo...

Excelente. Qué bueno haber llegado aquí, gracias a la entrevista de Daniel Sánchez.

Con tu permiso, te incluiré en mis contactos.

Rufino U. Sánchez dijo...

Se completa muy bien con el texto de Arreola que no conocía.

Salu2

Gabriel Bevilaqua dijo...

Muchas gracias, Esteban; y bienvenido a este Elefante funambulista. Claro que puedes incluirme entre tus contactos.

Gracias Rufino y bienvenido al Elefante.

Saludos funambulescos.

Microrrelatos dijo...

Acabo de leer tu entrevista en el blog de Daniel. Me seguiré pasando por aquí. Un saludo y un placer.

Palabras como nubes dijo...

Jajajaja, Gabriel, está genial!!!
(Habrá más?)

Abrazo
Jeve.

Gabriel Bevilaqua dijo...

Siéntete siempre bienvenido, Óscar.

Gracias Jeve :)

Saludos cordiales.

Metalsaurio dijo...

Muy bueno, como siempre con un final que hace inevitable sonreir.

Lo que más me llamó la atención al principio, el título, ya está aclarado :) Daba por sentado que Herodoto sería por historiador pero lo de "Santos" no encontraba el motivo.

Un saludo.

Gabriel Bevilaqua dijo...

Gracias Metalsaurio. Con respecto al título, como bien dices, lo de Herodoto es por el historiador y un guiño, un juego con Homero; lo de Santos es una referencia directa al micro disparador. Y ¿por qué Arreola le puso Santos a Homero? Según Carmen Mora, en un sesudo ensayo, para representar por un lado la literatura y por el otro la religiosidad.

Saludos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...