sábado, 2 de enero de 2010

De la imposibilidad de ciertos mitos


CUANDO UNO DE LOS CABALLOS se elevó por encima del tablero hacia el cielo raso, los jugadores —de inmediato— atribuyeron el hecho a las correrías de un fantasma. De ninguna manera ese vistoso par de alas a lomos del trebejo les haría aceptar que se hallaban ante un Pegaso.


Safe Creative #0910024618917

Arte © José Luis Muñoz: «Eqvitatvs»


9 comentarios:

Palabras como nubes dijo...

"No hay peor ciego que el que no quiere ver"...
Muy bueno, como de costumbre.

Abrazo y mis deseos de un año que si no te trae todo lo que pedís, que por lo menos se arrime :)

Jeve.

Gloria dijo...

A veces no es fácil descubrir la belleza de las imágenes mitológicas.¡Muy bueno!
Un saludo.

Virginia Vadillo dijo...

:)
A veces somos incapaces de creer que las cosas sí son lo que parecen ;)

Gabriel Bevilaqua dijo...

Gracias Jeve. Vayan mis deseos para que vos también tengás un año venturoso.

¡Bienvenida, Gloria! Muchas gracias.

Virginia, sí, a veces, simplemente, las cosas son lo que son.

Saludos cordiales a tan gentiles comentaristas.

Elisa dijo...

Esta mini del ajedrez me gusta tanto como la de la reina, la ilustración también es muy bonita. Fui a ver la exposición de José Luis Muñoz, me encantó. Feliz 2010, Gabriel.

Gabriel Bevilaqua dijo...

Gracias Elisa. Esta ilustración también es de J. L. Muñoz; qué suerte que pudiste concurrir a su exposición, todo lo que he apreciado de este artista a través de su página (una vez más, bendita Internet) me ha gustado mucho. Te deseo un próspero 2010, Elisa.

Sol - Imaginario Desesperación dijo...

Muy bueno Gabriel. Que lindo sería de repente toparse con un personaje de estos. Aunque debo reconocer que mi preferido es el unicornio, pero no dudaría un momento en salir a volar con un pegaso, ja ja.
Me fascina lo que lográs en microrelatos, realmente es un arte que admiro muchísimo, por mi parte sé que jamás me alcanzarían las palabras.
Muchos cariños!!

Pd.: Si te fijás en todos los cuentos que me vas leyendo, notarás que ninguno de los títulos es bueno (en mi blog de poemas tampoco) ya que no sirvo para eso, cuando cierro un relato o un poema, el momento de ponerle el título es para mí trágico...

salvadorpliego dijo...

Excelso!!! Maravilloso!!!
Te lo aplaudo.

Un placer leerte.

Gabriel Bevilaqua dijo...

Muchas gracias, Soledad. Ambos —unicornios y pegasos— son creaciones maravillosas de la imaginación.

Sol, como te decía en tu bitácora los títulos siempre tienen su dificultad y, a veces, se nos vuelven una “tragedia”; pero si escribís como lo hacés, claro que también “servís para eso” ;)

Salvador, bienvenido. Y muchas gracias por tan elogioso comentario.

Saludos funambulescos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...