lunes, 28 de diciembre de 2009

Diez mandamientos para escribir con estilo


Diez mandamientos para escribir con estilo


I

Lo que importa más es la vida: el estilo debe vivir.


II

El estilo debe ser apropiado a tu persona, en función de una persona determinada a la que quieres comunicar tu pensamiento.


III

Antes de tomar la pluma, hay que saber exactamente cómo se expresaría de viva voz lo que se tiene que decir. Escribir debe ser sólo una imitación.


IV

El escritor está lejos de poseer todos los medios del orador. Debe, pues, inspirarse en una forma de discurso muy expresiva. Su reflejo escrito parecerá de todos modos mucho más apagado que su modelo.


V

La riqueza de la vida se traduce por la riqueza de los gestos. Hay que aprender a considerar todo como un gesto: la longitud y la cesura de las frases, la puntuación, las respiraciones; también la elección de las palabras, y la sucesión de los argumentos.


VI

Cuidado con el período. Sólo tienen derecho a él aquellos que tienen la respiración muy larga hablando. Para la mayor parte, el período es tan sólo una afectación.


VII

El estilo debe mostrar que uno cree en sus pensamientos, no sólo que los piensa, sino que los siente.


VIII

Cuanto más abstracta es la verdad que se quiere enseñar, más importante es hacer converger hacia ella todos los sentidos del lector.


IX

El tacto del buen prosista en la elección de sus medios consiste en aproximarse a la poesía hasta rozarla, pero sin franquear jamás el límite que la separa.


X

No es sensato ni hábil privar al lector de sus refutaciones más fáciles; es muy sensato y muy hábil, por el contrario, dejarle el cuidado de formular él mismo la última palabra de nuestra sabiduría.


Friedrich Nietzsche



La negrita es del Elefante

Foto © Adrián Markis


6 comentarios:

Sol - Imaginario Desesperación dijo...

Sigo creyendo que deberías ponerle los puntos a tu elefante, aunque coincida con él y con Nietzche.
Pese a que nunca me gustó la idea de "mandamientos" (lógicamente me remontan a religiones y luego a mandatos -valga la redundancia- y las órdenes no me gustan mucho), sin embargo me resultan útiles como pautas, a seguir o no.
La etiqueta me recordó a Kieslowsky, que lindo.
Cariños Gabriel!

Gabriel Bevilaqua dijo...

Sol, más allá del término “mandamientos” que emplea Nietzsche, lo interesante de estos decálogos es conocer cómo diferentes autores abordan el tema de la creación literaria. Y tomar de ellos lo que nos pueda ser útil. A ninguno, claro, hay que tomarlo como palabra escrita en piedra.

Un abrazo funambulesco.

Sol - Imaginario Desesperación dijo...

Sí, por eso recurro sólo al término cuyo concepto no me atrae, por supuesto que los lineamientos son muy interesantes.
Una vez más Gabriel, gracias por tus aportes en mi texto, muy útiles, como siempre.
Muchos cariños y que termines muy bien el año!!!

Gabriel Bevilaqua dijo...

Soledad, que tengas un buen comienzo de año y que sigas creciendo con tus letras (vamos, que esta niña, promete y mucho).

Saludos.

Metalsaurio dijo...

"No es sensato ni hábil privar al lector de sus refutaciones más fáciles; es muy sensato y muy hábil, por el contrario, dejarle el cuidado de formular él mismo la última palabra de nuestra sabiduría."

...y sin embargo abundan quienes ante un final no evidente y facilón dirán un "no lo entiendo" sin esforzarse ni un poquito :)

Y ya que estamos por aquí, feliz año!

Un abrazo.

Gabriel Bevilaqua dijo...

Metalsaurio aunque un poquito tarde, también un deseo de ¡Feliz año! para ti y prósperas letras.

Un abrazo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...