sábado, 21 de noviembre de 2009

Despertares


DESPERTÉ en una embarcación. La adusta mirada de los pasajeros y el porte del barquero me revelaron, tempranamente, que estábamos navegando por las aguas del Estigia. Se me oprimió el corazón. De súbito, una mujer —que me recordó a mi madre— posó sus manos sobre mi cabeza y con una voz dulcísima me dijo: «Vuelve a la costa, pajarillo».


Esta mañana, al restregarme los ojos, algunas plumas persisten entre mis dedos.


Safe Creative #0910154690807

Arte © La isla de los muertos, de Arnold Böcklin, interpretada por Pulo


5 comentarios:

Sol - Imaginario Desesperación dijo...

Francamente me enterneció mucho. Muy lindo.
Cariños!

Sol - Imaginario Desesperación dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Virginia Vadillo dijo...

Las madres, siempre dispuestas a devolvernos a la vida ...
Yo me guardaría las plumas, para no olvidar que había tendio una segunda oportunidad :)

Palabras como nubes dijo...

Ni el mismísimo Caronte tiene tanto poder como una madre. Tiene razón Virginia, habría que guardarse unas plumas.
Saludos.
Jeve.

Gabriel Bevilaqua dijo...

Sol, Virginia, Jeve: muchas gracias por pasarse y comentar.

Saluditos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...