domingo, 7 de diciembre de 2014

El mar espera



PESE a que el trasatlántico se halla a más de tres mil metros de profundidad, ni una sola gota de agua moja el interior del camarote 115. Y no se trata de que esté herméticamente cerrado, ya que sir Malcolm Whitaker, como todas los mañanas desde que zarparon de Southampton, lo abandona para tomar, por así decirlo, un poco de agua fresca sobre cubierta. El caso es que al abrir la puerta del camarote, el mar, tímido y respetuoso, permanece afuera.
Cuando el hombre regresa, la señora Whitaker le pregunta si ha vuelto a charlar con el capitán, si ha visto delfines escoltando a la embarcación, o si se ha dignado a pedirles a los pequeños que corretean por los pasillos que la visiten. Sir Malcolm Whitaker la besa tiernamente y satisface todas sus inquietudes, salvo la última. Pero esta mañana algo ha cambiado. El hombre, aún junto a la puerta, insta a los chiquillos a que entren; años se ha demorado en persuadirlos de que aquella mujer inmaculada es buena. Entonces la señora Whitaker adivina con sus manos las caritas de los niños muertos, y moja con sus lágrimas el piso del camarote.
El mar lentamente la acompaña.
Safe Creative #1411102505093

El presente texto ha resultado ganador del mes de noviembre próximo pasado (juntamente con otros dos micros) en el IV Certamen de relato corto para mesilla de noche que organiza el sitio Esta noche te cuento.
Foto: Camarote del RMS Titanic
.

9 comentarios:

Paz Monserrat Revillo dijo...

¡Precioso relato, Gabriel! Ningún sitio más apropiado para hablar de la muerte que el camarote de un transatlántico.Si encima consigues hacer poesía, me quito el sombrero. ¡Enhorabuena por el logro!

Gabriel Bevilaqua dijo...

Gracias, Paz. Me alegra que te haya gustado. Nos vemos, o al menos nuestras letras se verán, en el librito de ENTC. ;)

Saludos cordiales

JOSEP Mª Panades dijo...

Un relato de una gran belleza. Me alegra haber descubierto este rincón literario. Ha sido un pacer encontrarte y leerte.
Saludos.

Josep dijo...

Buen micro, Gabriel. Enhorabuena.

Un abrazo.

Josep

Gabriel Bevilaqua dijo...

Josep M. Panades y Josep, gracias. Y bienvenidos a mi casa virtual.


Saludos funambulescos

Miguel Ángel Pegarz dijo...

Enhorabuena. Un texto precioso y preciosista.

Gabriel Bevilaqua dijo...

Gracias, Miguel Ángel. Sé que te ha gustado mucho este micro. ¡Felices Fiestas!


Saludos cordiales

Elomnisciente dijo...

Muy bueno.

Gabriel Bevilaqua dijo...

Gracias, Elomnisciente; y bienvenido a "El elefante".

Saludos funambulescos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...