domingo, 20 de marzo de 2011

10 claves para escribir bien, según Rosa Montero

Leyendo. Autor, desconocido.


¿Para qué se escribe?


Uno no escribe para decir nada, sino para aprender algo. Escribes porque algo te emociona y quieres compartir esa emoción. Y tú sin duda sientes esas emociones que son más grandes que tú, y por eso quieres escribir, ¿no? No se trata de soltar mensajes sesudos.


¿Cómo empezar?


Toma notas de las cosas que te llamen la atención o te emocionen. Y déjalas crecer en la cabeza. Luego, escribe un cuento en torno a una de las ideas... Para hacer dedos, también hay ejercicios. Por ejemplo, escribe un recuerdo importante de tu vida contado por otra persona. Puedes hacer ejercicios como escribir algo que hay sido muy importante en tu vida, quizá en tu infancia, pero contado desde fuera por un narrador real (por ejemplo un tío tuyo) o inventado, e incluyéndote como personaje.


¿Cómo enfrentarse a la página en blanco?


“Llamar la atención” es el primer paso. El huevecillo. Déjalo crecer en la cabeza... Juega a imaginar en torno a eso. Consecuencias de los hechos, posibilidades... Se escribe sobre todo en la cabeza. Y cuando tengas más o menos una historia, escríbela.


En cuanto a la rutina, depende del escritor. Tienes que encontrar tu método. Yo no tengo rutinas horarias, pero para escribir desde luego tienes que trabajar. Siempre es bueno forzarte a sentarte todos los días un rato, aunque no sea a la misma hora, y aunque no escribas nada.


¿Es bueno escribir sobre uno mismo?


Hay escritores que hablan de su propia vida, pero que son tan buenos que consiguen convertirla en algo universal (como Proust o Conrad en El corazón de las tinieblas) y otros que cuentan cosas que no tienen nada que ver con ellos en apariencia, pero que las sienten como propias. O sea, que es un problema de calidad... Si eres bueno, aunque narres algo real, harás algo universal. Eso sí, creo que hay más posibilidades de hacer mala literatura si escribes de tu propia vida, sobre todo si eres un autor joven. El autor joven siempre escribe de sí mismo aun cuando hable de los demás, y el autor maduro siempre escribe de los demás aun si habla de sí mismo. Ése es el lugar que hay que ocupar. La distancia con lo narrado. No importa que el tema sea “personal” si lo escribes desde fuera.


¿Cómo se elige el nombre de un personaje?


Los personajes suelen traer su propio nombre. “Escucha” lo que te dicen. Es decir, escucha el nombre que se te ocurre al pensar en él. El escritor maduro es el que tiene la modestia suficiente para dejarse contar la novela o el cuento por sus personajes.


¿Qué hacer ante el bloqueo del escritor?


Ah, sí, el bloqueo existe, sin duda. La seca, lo llamaba Donoso, porque se te seca la cabeza. Pero a veces no es un verdadero bloqueo, sino miedo, exigencia excesiva. No hay manera de escribir sin dudas: siempre se duda horriblemente. Se escribe a pesar de las dudas. Y el completo goce tampoco es tal... A menudo escribir es como picar piedra.


¿Y ante el embrollo de ideas que luchan unas con otras?


Sí, ése es un problema. No has conseguido enamorarte lo suficiente de una idea. A veces me ha pasado. Creo que es porque le damos demasiadas vueltas racionales: ¿saldrá mejor esta historia? ¿O esta otra? Ponte frente a tus ideas, escoge la que más te emocione y olvida las demás.


¿Es bueno juntar textos diferentes sobre el mismo tema?


Me encanta que todas tus historias tengan relación. Pues no me parece mala idea intentar construir un todo con esos textos... Mira a ver si el conjunto te sugiere algo más. En estos casos, el todo tiene que aportar algo más que la suma de las partes... Es un buen ejercicio.


¿Hay que dejar dormir los textos?


Tardo unos tres años en cada novela; el primer año, la historia va creciendo en mi cabeza, en cuadernitos, en fichas y grandes cuadros de la estructura, personajes, etc. Cuando ya sé todo, los capítulos que va a tener y qué va a pasar, me siento al ordenador, y vuelve a cambiar.


¿Cómo encontrar el final de una novela?


De nuevo, depende de las personas. A mí el final se me ocurre muy pronto y escribir es conseguir llegar a ese final... Pero a otros escritores se les ocurre el final mientras escriben, porque la novela es una criatura viva que te enseña. Déjate llevar. Es lo que hay que hacer.



Sobre la autora

Fuente: Elpaís.com

.

.

9 comentarios:

Patricia dijo...

Muchas gracias Gabriel! Con tu permiso paso a guardar este artículo.

Un abrazo.

Elisa dijo...

Gabriel, gracias por el resumen de la entrevista a Rosa Montero y por dejárnosla a mano, muy interesante.

Te dejé un comentario en mi blog que no sé si has leído. Me quedé con la preocupación de que no hubiese quedado clara mi broma. Cuando te dije que yo era sincera en mis selecciones en la porra en absoluto quería decir que tú no lo fueras; me refería a que tú habías elegido una mini mía en la porra anterior y yo dos tuyas en la de febrero y que, por supuesto, no lo hice como agradecimiento, sino porque tanto Rubias como Abracadabra me han parecido geniales.
Un abrazo.

Puck dijo...

Yo también me guardo la entrevista. Rosa Montero me gusta a ratos pero creo que en su "metogología" de escritura está muy acertada
Saludillos

almalaire dijo...

Ella me gusta mucho, mucho más cuando hace textos cortos o artículos de prensa que en las grandes novelas aunque me encantó "La hija del Caníbal"...Me gustan sus teorías. Un beso, Gabriel

josé manuel ortiz soto dijo...

Gabriel, siempre será interesante leer opiniones diversas, sobre todo porque cada autor tiene su "manera de matar pulgas", decimos por acá. Pero lo importante es lo que se puede tomar de cada uno de ellos.
Excelente -aunque sus novelas no me gustan mucho-.
Saludos.

Gabriel Bevilaqua dijo...

Proceda usted, Patricia ;)

Ay, Elisa, me apena que te quedaras preocupada; la culpa ha sido mía por expresarme incorrectamente :( Pero claro que entendí desde un principio que habías elegido las mías porque has estimado que son buenas y no por correspondencia. Sólo que no contesté tu último comentario para no parecer “pesado”, ¡disculpa!
Y ya sabes que creo que eres una escritora fantástica y una auténtica Lady de las letras.
Abrazos funambulescos.

Puck, Almalaire y José: parece que los tres coinciden en que no les gustan mucho las novelas de la Montero. A decir de verdad de esta autora he leído muy poco pero, como dice José, siempre resulta interesante conocer las ideas sobre el arte literario que tienen diversos autores, más allá del hecho que comulguemos o no con ellas.


Saludos cordiales.

Mónica Ortelli dijo...

Yo también he leído poco a Rosa Montero; creo que sólo una novela autobiográfica que a puro chisme me resultó entretenida. De todos modos, todos los consejos sirven, al menos para comparar 'recetas'. Me gustó lo de que 'escribir a veces es como picar piedra'. Muy cierto. El goce viene al final, siempre y cuando se haya logrado lo que se pretendía.

pablogonz dijo...

Yo lo hubiera llamado "Diez claves para producir una novela": escribir es reinventar la literatura desde la primera vocal. Obviamente la claves no sirven.
Abrazos fuertes,
PABLO GONZ

Gabriel Bevilaqua dijo...

Concuerdo, Mónica: todos los consejos para escribir sirven en tanto sepamos que cada cual debe descubrir o inventarse su modo de hacerlo. Pero un poco de luz en el camino no viene mal.

Pablo, no concuerdo contigo: el término producir en lugar de escribir me parece que tiene una connotación negativa que no merecen las palabras de la escritora, cuyas claves, juzgo sinceras en tanto son el resultado de su propia experiencia. Tal vez, eso sí, hubiera sido más apropiado hablar de consejos en lugar de claves.


Saludos cordiales.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...