lunes, 19 de enero de 2009

Tres por uno

«La verdadera incógnita ante Stonehenge»


¿Qué habrá sido lo que no les dio tiempo a recoger las piezas del dominó a los gigantes?





«Progreso social»


La enmienda constitucional legitimó que la fidelización a las marcas fuese genéticamente hereditaria.





«Leído en un muro del palacio de Cnosos»


El amor es el único laberinto del cual aquél que encuentra la salida está perdido.

6 comentarios:

F.L dijo...

sos un maestro de la mini-ficcion.
te felicito de corazón.

Angélica (la paisa)

F.L dijo...

maestro funambulista, tienes un banner o un logo para poner en la navedelostorpes?

Abrazos.

Gabriel Bevilaqua dijo...

Hola amiga paisa, veo que te gusta exagerar ;) pero igual gracias.

En cuanto a lo del banner, por ahora no tengo ninguno :(

Saludos.

Virginia Vadillo dijo...

A mí Stonehenge también me recuerda un dominó! yo hacía esas mismas torres de pequeña, jejeje
Pero de las tres, sin duda, me quedo con la frase del laberinto, taaaan cierta... ;)

F.L dijo...

no exagero... es cierto.

Gabriel Bevilaqua dijo...

Hola Virginia, creo que la del laberinto ha sacado su ventaja... Sí, decididamente.
En cuanto al juego, de pequeños, ¿alguien usaba las piezas de dominó para jugar al dominó? Hummm...
¡Yo también hacía esas torres! ;)

Jaja, Angélica, me vas a mal acostumbrar; para la próxima espero alguna crítica tuya.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...