miércoles, 8 de septiembre de 2010

Castigo por castigo

Sinan Ertez, Hourglass


CUANDO papá halló el reloj de arena roto, me mandó a la cama sin cenar y me prohibió la computadora por una semana. De nada me valió apelar a su condición de abogado. «Su historial, mi estimado, es más que suficiente: ¿cuántas veces le advertí que no jugara con el objeto en cuestión? Innumerables, y aún así usted reincidió otras tantas. He aquí las consecuencias», dijo, y sardónicamente, agregó: «Sea hombre, y acepte su condena». Una semana después, durante la madrugada, oí ruidos en la sala. Bajo el sillón lo encontré al Bobby mordisqueando la maqueta del HMS Beagle a la que papá le había dedicado sumo fervor. Cuando iba a avisarle, observé junto al perro un trozo informe del armazón del reloj. Entonces, sigilosamente, me retiré a mi cuarto.


Safe Creative #1009087272385

Foto © Sinan Ertez, Hourglass


El presente texto resultó seleccionado del mes de julio próximo pasado en el concurso de Microrrelatos sobre abogados.


20 comentarios:

Gabriel Bevilaqua dijo...

Tras una pausa ajena a mi voluntad, el Elefante retoma su andadura en la espera de seguir contando con vuestras gentiles visitas.

Saludos funambulescos.

Mónica Ortelli dijo...

¡Hola! Ya me estaba extrañando la ausencia del funambulista.
Felicidades por el nuevo logro. Es una mini muy tierna.
Como verás, en este tiempo, me decidí y ya tengo bitácora.
Me alegra mucho que retomes la tuya.
Saludos!

No Comments dijo...

Enhorabuena por la selección, magnífico micro.
Me alegra que vuelvas a retomar con energía este espacio, lo seguiré de cerca.

Un saludo indio

josé manuel ortiz soto dijo...

Un gusto que estés de vuelta, Gabriel. Como siempre, muy buena historia.

Saludos.

elfantasmadelaguionista dijo...

Me encantó!
Yo tambien estuve ausente un tiempo. Y ahora vuelvo a ver si de una vez por todas logro hacerme con el funcionamiento de este asunto de los Blogs. Me parece muy complicado!!!!
Un saludo:)

Metalsaurio dijo...

Me alegro de verte de nuevo por estos mundos :)

Esperemos que el perro tenga más suerte que el narrador.

Un saludo.

DANIEL SÁNCHEZ BONET dijo...

Es de esos micros que una segunda lectura los hacen mejorar.
El final es brillante, siempre y cuando se adivina el sentido del micro.
La última frase es clave.
A mi personalmente, me gustó, muy completo.

Marcela dijo...

Tarde o temprano, el pichicho va a necesitar un abogado. ¿Cuántas veces se va a salvar?
Besos.

Juan Vásquez dijo...

Sí, está muy bueno, como dice Esteban: "concurso complicado", felicidades!

Mayde Molina dijo...

¡Qué bueno que hayas regresado con este precioso micro!
aiss, es que los relojes de arena contienen una magia tan irremplazable, que no me extraña el enfado de papá :) Que tiemble Bobby..jajja

Besos y abrazos, funambulista

Gabriel Bevilaqua dijo...

Hola Mónica, gracias. Qué bueno que te hayas decidido a abrir una bitácora, ya estoy yendo a visitarte :)

No Comments, José, ¡muchas gracias!

Fantasma, sí, tiene su complicación esto de los blogs; pero como todo es una cuestión de no cesar en el intento.

Esperemos que sí, Metalsaurio :)

Gracias, Daniel.

Es que se trata de un pichico con suerte, Marcela ;)

Hola Juan, no recuerdo si es la primera vez que pasas por el Elefante, en todo caso, bienvenido. El concurso de los abogados es uno de los más concurridos con cientos de textos presentados mensualmente, por lo que pasar la criba de la selección ya es un premio.

Hola Mayde, sí es cierto lo que dices de los relojes de arena; siempre es un gusto verte por aquí.


Saludos cordiales.

Pablo Gonz dijo...

-¿Jura callarse toda la verdad?
–Sí, lo juro.
Qué interesante paradoja. Veo saltar las culpas de unos a otros, incluido el padre que no puede ser más irresponsable, como demuestra con sus actos.
Por otro lado, la realización de esta idea exigía hilar fino y tú lo lograste.
Un fuerte abrazo,
PABLO GONZ

Gloria dijo...

Por fin la verdad saldría a la luz y hay que celebrarlo porque en la realidad no siempre sucede.
Me gustó mucho y sigo admirando tu habilidad con los micros.
Un abrazo

Claudia Sánchez dijo...

¡Excelente Gabriel! ¡Me alegro de tu retorno!
Saludos,

Palabras como nubes dijo...

Qué bueno que regresaste, Gabriel, se te extrañó, ojalá estés bien.

¡Genial este cuento! :)

Abrazo
Jeve.

Gabriel Bevilaqua dijo...

Pablo, Gloria, Claudia, ¡muchas gracias!

Sí, Jeve, no te preocupés; ¡muchas gracias por estar!


Un abrazo para todos.

almalaire dijo...

Felicidades Gabriel. Por muchos premios que recibas siempre serán pocos. Yo también estoy de vuelta, desde ayer.

Un abrazo.

Gabriel Bevilaqua dijo...

¡Muchas gracias, Almalaire! Ojalá fuera cierto lo que dices, pero para que lo sea, aún hay tantísimo por aprender y muchas páginas por garabatear. ¡Pero gracias por la fe!

Un abrazo.

Virginia Vadillo dijo...

Jajjaaja, genial este micro!! Muy listo el chico!
Me encanta, además, la forma de mezclar el lenguaje del padre con el pensamiento del niño :)

(un pequeño detalle: "sea hombre y acepte..." creo que se te coló una tilde :)

Un beso!

Gabriel Bevilaqua dijo...

Ups, Virginia, tienes razón; pero que tilde más desfachatada: ya mismo le saco tarjeta roja ;) Gracias por advetirme y una alegría que te haya gustado el texto.

Un abrazo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...