sábado, 31 de julio de 2010

Tibieza



TU CUERPO está rígido como una piedra, te niega, no sientes nada. Piensas en Ángela, en cuánto tardará, haces cálculos… Y das batalla, una y otra vez. Al fin consigues mover uno de los pulgares: un nudo de saliva se desata en tu boca. Pero el dedo no halla solidaridad en sus semejantes ni tampoco la fuerza para desplazar la mano; te cansas. Entonces maldices, y tus ojos giran desenfrenados, se encienden, quieren escaparse; hasta que súbitamente se detienen en tus pies: los descubres tan lejanos que la mosca que los sobrevuela parece un buitre. Ángela siempre se ha burlado de tus pies; dice que son demasiado delicados para ser de hombre. Lo dice, con cariño, para hacerte enfadar; lo sabes, y sueles seguirle el juego. De pronto notas que el agua comienza a cubrírtelos. No percibes si está fría o caliente. Recuerdas que no tuviste tiempo de regular el grifo. Y un par de lágrimas te asaltan las mejillas; te convences de que es sudor. A poco, el pulgar, del que ya te habías olvidado, te cuenta que el agua está tibia, como a ti te gusta, y sonríes.


Safe Creative #1007316947844

Foto © Altriar, Water


21 comentarios:

Anónimo dijo...

Ja! ¡Qué bien! Un momento de pánico bien resuelto.
Buena mini.
Saludos, Gabriel.
Lamonoica

Taty Cascada dijo...

Felicitaciones por tu espacio, muy cuidado y fino...El microrelato entretenido, mis saludos.
Un abrazo.

Elisa dijo...

Hum, interesante la comparación entre la primera y la segunda versión. El cambio de título es todo un acierto. Y el aligerar el principio, pero hay algún elemento suprimido por ahí que echo de menos (la sangre vaporosa como una seda, e incluso el segundo de distracción). Son opiniones, claro, lo que yo sí suprimiría es el "-mente" de inexorable, no aporta nada y crea una rima con "caliente".
No tengo que decirte que me gustó, y me sigue gustando.

Gabriel Bevilaqua dijo...

Gracias, Mónica; un gusto verte por aquí.

Gracias, Taty, por tu visita; y bienvenida al Elefante.

Elisa, una de las cosas, literariamente hablando, más interesantes es comparar versiones; y mira, que en este caso te proporciono una oportunidad única y ¡encima gratis! ;) Lo del título, sí, creo que fue un acierto. En cuanto a los elementos suprimidos, lo del segundo de distracción lo quité para no especificar las causas que han llevado al personaje a su estado y centrarlo estrictamente en éste (que sea el lector el que saque sus deducciones). En cuanto a lo de la sangre vaporosa lo “ejecuté” porque me sonaba un tanto cursi aunque veo que la imagen te gustaba. Pero como bien dices, lo anterior son cuestiones de gustos y estilos; ahora tengo, sí, que darte la razón respecto a ese inexorablemente en contrapunto con caliente, ¡qué horror! :( Además, concuerdo contigo, no aporta nada. Ya lo he corregido (y mira que lo revisé, rayos; en fin, echemos un manto de piedad). ¡Muchas gracias!

Y yo no tengo que decirte que me gusta que te haya gustado :)


Saludos cordiales.

almalaire dijo...

El dedo que no encontraba "solidaridad en sus semejantes" ni fuerza para desplazar la mano ha podido moverme y conmoverme a mi completamente...

Me encantó, Gabriel :)

Gloria dijo...

Es un microrrelato hermoso, con imágenes dibujadas por cada expresión, y con un final que alivia después de la tensión.
Me encantó.Abrazos

Pablo Gonz dijo...

Creo que este hombre morirá pronto pero prefiere hacerlo sonriendo. Excelente prosa, como siempre, con inclusión una imagen muy potente: la de que una mosca le parezca un buitre.
Mi enhorabuena, Gabriel.
PABLO GONZ

Palabras como nubes dijo...

Redondito redondito este relato, con el "hueco" -central- magistralmente soslayado y frases donde la prosa poética y el "brutalismo literario" -¿existirá?No encuentro otra comparación ahora- se conjuncionan a la perfección. Distinto de lo que te vengo leyendo, me gustó mucho.

Abrazo
Jeve.

Claudia Sánchez dijo...

¡Qué pena! recién vuelvo de vacaciones y me perdí la versión anterior. Esta me encantó. El clima está perfecto y el final me parece genial.
Como siempre, excelente, Gabriel.
¡Saludos!

josé manuel ortiz soto dijo...

Gabriel, no sé ésta qué lectura sea, pero cada vez le encuentro sentidos diferentes. Me gusta, me recuerda mucho esa sensación durante el sueño en que, consciente (?) de lo que sucede, nada puedes hacer. Por acá le dicen que "se te subió el muerto", médicamente hay una explicación, pero no deja de ser bastante angustiante.

Sañudos.

HÉCTOR RIVERO dijo...

Me gusta tu bitácora y la he añadido a mis súper blogs. También te voy siguiendo. Un microabrazo GRANDE.

Elisa dijo...

Un blog interesante, muy buen microrelato.
Llego a tu blog por Premios 20blogs
Es toda una tarea elegir entre los mejores.
El mío tiene otro tema: los viajes
Saludos desde aquí...Argentina
Elisa en Serendipity

José R. González dijo...

qué texto tan tierno :) te he encontrado por casualidad y me quedo como seguidor, un abrazo!

sandro dijo...

buen relato. Me gusta como manejaste el suspenso. SAludos.

Alea dijo...

Genial relato, muy trabajado. Me encanta =)
Te sigo leyendo ;)
Un saludo y suerte en los premios

elfantasmadelaguionista dijo...

ME encanta!! Llevo dias fuera de todo. Creo que he resucitado por un tiempo y eso me ha hecho abandonar esto, pero ya he vuelto a morir.
Me encanta lo que transmite esta historia y como me hace comerme la cabeza pensando en qué es lo que pasa? ¡Qué mil historias se pueden sacar de este maravilloso microrelato! Un saludo.

Elisa dijo...

Te echamos de menos. Espero que la causa de tu ausencia no sea otra que unas buenas vacaciones.

Un abrazo,

Elisa

Metalsaurio dijo...

vuelve, elefante! :D que ya se te echa de menos, hombre.

Un saludo.

Gabriel Bevilaqua dijo...

Gracias Almalaire, a mí me encanta que te haya encantado el texto :)

Gracias Gloria.

Pablo, por supuesto, estás en lo correcto en lo que expresas en la primera oración. Muchas gracias.

Muchas gracias, Jessica. Me dejaste sin palabras.

Claudia, los cambios son mínimos; la textura del relato es la misma. Muchas gracias.

Sí, José, es muy interesante la comparación que haces con el sueño.

Héctor, Elisa, José, muchas gracias. Y bienvenidos al Elefante.

Gracias, Sandro.

Bienvenida Alea (¡qué bonito nick!); y muchas gracias por lo de muy trabajado –lo de genial lo tomo como una gentileza de tu parte más que como una realidad- y por la suerte.

Muchas gracias, Fantasma, siempre es un placer sentir su presencia ectoplasmática por aquí. La próxima vez que tenga a bien resucitar, avise para poder conocerlo en vivo.

Elisa, ¿vacaciones? No, más bien Una temporada en el infierno pero sin Iluminaciones. Como sea, ya estoy de regreso; ahora será cuestión de actualizarme, jeje. Muchas gracias, de verdad, por estar.

Metalsaurio, ¡ya he vuelto!; muchas gracias, como a Elisa, por estar.


Un abrazo paquidérmico para todos.

Elisa dijo...

Preocupada me tenías (también a eneas), ahora yo estoy de vacaciones y no tengo mucho tiempo para leer y comentar, pero no puedo dejar de decirte que me alegra que la temporada en el infierno haya tenido fecha de caducidad.

Gabriel Bevilaqua dijo...

Muchas gracias, Elisa; pero no tenías de qué preocuparte, después de todo yerba mala nunca muere ;)

PD: ahora en serio, muchas gracias y disfruta de tus merecidas vacaciones.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...