sábado, 6 de febrero de 2010

El tigre ajedrecista y el mago


ÉRASE UNA VEZ un tigre que ofrecía a sus víctimas perdonarles la vida si lograban derrotarlo en una partida de ajedrez. Al cabo de una de tantas victorias, el tigre espetó:


—Eres bueno, pero no lo suficiente: si hubieras sacrificado el caballo podrías haber evitado el jaque mate.


—Aunque la razón te asiste —dijo el mago—, siendo mi vida la que está en juego no podía darme el lujo de perder otro caballo. —Y, tras pronunciar un conjuro, se escapó a lomos del equino.


Moraleja: No te fíes de los magos, próximos a la desgracia suelen ser hombres de recursos inesperados.


Safe Creative #1001285397945

Arte © J. L. Muñoz, «Albvs Eqvitatvs»


10 comentarios:

Metalsaurio dijo...

...y por eso hay que contemplar todo desde una distancia prudente, desde la que se puedan ver todas las posibilidades antes de actuar...(mucho mejor contarlo como tu pequeño cuento que como mi pequeña disertación, jeje)

Muy bueno!

Palabras como nubes dijo...

Bien, haré caso de la moraleja en mi próxima partida ;)

(Ya vuelta de mis vacas, me pondré al día con tus textos, veo que son varios los que me perdí)

Abrazo
Jeve.

Sol - Imaginario Desesperación dijo...

Muy bueno el relato Gabriel. Que bien que manejás la fantasía (un tigra jugando al ajedrez!), que bien el mago, esta vez me pongo de su lado, jaja.
Me gustó muchos!
Cariños!

Gloria dijo...

¡Excelente fábula y como corresponde nos deja una enseñanza!
Un abrazo.

Gabriel Bevilaqua dijo...

Gracias Metalsaurio; siempre hay que ver todas las posibilidades, sí.

Jeve, espero que la lectura sea de tu agrado :)

Gracias Soledad. Yo también me pongo del lado del mago.

Gracias Gloria, qué bueno que te haya gustado :)


Saludos y abrazos funambulescos a tan gentiles comentaristas.

manly dijo...

Además de mago inteligente.

Virginia Vadillo dijo...

Muy bueno, Gabriel! :)
Ningún tigre debería subestimar jamás el poder de un pobre mago!
Besos!

Gabriel Bevilaqua dijo...

¡Bienvenida manly! Qué bueno verte por aquí :) Nos leemos.

Gracias Virginia. Esta fábula ha sido un pequeño hallazgo creativo: está gustando mucho :)

Saludos y besos para ambas.

*Sechat* dijo...

Cada vez me gustan más este tipo de relatos. Éste me resulta especialmente atractivo máxime cuando hace unos meses tuve la oportunidad de conocer a través de un amigo un interesante juego de estrategia (de origen chino o indio) en que las fichas de uno de los jugadores eran tigres. Un placer leerte. Besos.

Gabriel Bevilaqua dijo...

Muchas gracias Sechat, el placer es mío de tenerte por aquí y que me leas. Lamentablemente desconozco el juego a que haces referencia, pero si las fichas son tigres, se presenta como interesante.

Un abrazo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...