miércoles, 24 de febrero de 2010

Dama sin corazón


CUANDO EL PROFANADOR abrió la tumba de Lady Mariam, en lugar de uno, halló dos cuerpos lujuriosamente abrazados. De inmediato, Sir Arthur Dryden saltó del féretro y lo mató en pos de salvaguardar el honor de la dama. No se imaginó entonces que —tan solo una semana después— la muy zorra lo sustituiría por el referido profanador.


Safe Creative #1002245614201

Arte: El beso (1908), de Gustav Klimt


11 comentarios:

Noesperesnada dijo...

Muy zorra, que calificativo...

Sol - Imaginario Desesperación dijo...

Muy bueno Gabriel!
Y sí, pobrecita, vaya uno a saber cuántos años hacía que estaba abrazada al mismo mamerto aburrido y quieto, ja ja ja. El profanador sonaba más prometedor, o al menos innovador.
Me encantó!
Cariños!

Gabriel Bevilaqua dijo...

Noesperesnada, bienvenido.

Gracias Sol, sos muy amable; pero recordá que si en algún momento sentís que algo de mis textos te chirría o no te gusta, no tengas reparos en expresarlo. De los señalamientos, se aprende -y viniendo de vos, sé que serán bienintencionados-.

Saludos.

Virginia Vadillo dijo...

La pregunta es si Sir Arthur había profanado antes también la tumba :)
Ay, no hay quién se resista a la novedad! ;)
Me encanta el cuadro de Klimt!

Gloria dijo...

Me encantó este relato breve y sobre todo, la actitud de Lady Mariam tan liberada.
Cariños

Malalua dijo...

Sí, fuera lo políticamente correcto. Basta ya. Jajaja, muy bueno.

Gabriel Bevilaqua dijo...

Jaja, Virginia, qué pregunta; yo creo que entró con pleno consentimiento.
El cuadro de Klimt, claro, a mí también me encanta, es bellísimo; y constituye uno de los íconos pictóricos del siglo XX, sin duda alguna.

Gracias Gloria, a mí, sin embargo, me da pena el pobre Sir :(

Malalua, qué bueno que este pícaro micro te haya hecho cosquillas ;)

Saludos a tan amables comentaristas.

Metalsaurio dijo...

Vaya, no te puede fiar de nadie. Me imagino, que estaban casados por la iglesia y se cumplió lo de "hasta que la muerte os separe" :)

No conocía al autor del cuadro, a Klimt, pero sí al cuadro: es portada (al menos en la edición que tengo) de LA VIEJA SIRENA de José Luis Sampedro. Muy recomendable.

Un saludo.

Gabriel Bevilaqua dijo...

Jaja, Metalsaurio, no te puedo confirmar ni negar si estaban casados o no, o si eran simplemente amantes, los personajes también tienen sus secretos para con el autor ;)

Yo, al que no conocía es al autor que citas: Sampedro. Me he desasnado -gracias a la bendita internet- y parece un autor interesante; además, la historia en Alejandría, promete.

En cuanto a Klimt es uno de los grandes pintores del siglo XX; dos de sus obras -varias más en realidad, pero sobre todo estas dos- son íconos del mismo: "El beso", que ilustra este micro, y Dánae (1907). Pertenece a una generación que hizo que -hasta cierto punto, lo que no es poco- Viena rivalizará con París en lo que se refiere a la hegemonía pictórica (jeje, es que también me gusta la plástica, vicios que uno tiene).

Saludos.

Metalsaurio dijo...

Nunca es tarde, en mi caso para conocer a Klimt (le echaré un vistazo a su obra más allá de El Beso), y en el tuyo para conocer a J.L. Sampedro. Aparte de La Vieja Sirena, he leído otro suyo que está muy bien y se llama La Sonrisa Etrusca.

http://www.librosyliteratura.es/la-sonrisa-etrusca-de-jose-luis-sampedro.html

Un saludo.

Gabriel Bevilaqua dijo...

Metalsaurio, así es. Gracias por el enlace; la crítica a "La sonrisa etrusca" lo hace tentador, y la página en sí, es interesante.

Saludos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...