jueves, 10 de diciembre de 2009

Ella


TODOS LOS DÍAS, a la misma hora, ella viene a mi estudio. Con suma atención escucho su caso. Le explico que será un litigio largo y escabroso. Suspira, y sus ojos se clavan en mí como lágrimas; entonces, le tomo la denuncia, como siempre. Y como siempre, mientras aporreo el teclado, me pregunta por la foto de la vendimia —que aún luce en mi escritorio—, y por la mujer que me acompaña. Le ignoro la pregunta, invariablemente, con otra pregunta. Y vuelvo a pensar en Otelo, en su eterno merodear buscando cobijo, en mí…


Terminada la entrevista, se despide, siempre, con un beso que desnuda su liviandad de globo, de aire. Y me quedo con la vista clavada en la puerta que nunca, nunca abre; rogándole a Dios que algún día, ella, pueda recordarme.


Safe Creative #0911034814498

Arte © Raluca Deca 2009


7 comentarios:

Sol - Imaginario Desesperación dijo...

Excelente relato Gabriel!!! Son esos fantasmas que nos recorren, que nos atormentan, peor uqe en el fondo nos hacen tan bien... Me gustó muchísimo el misterio y el desenlace.
Cariños!!

Palabras como nubes dijo...

Muy bueno esto!!!
Jeve.

Gabriel Bevilaqua dijo...

Gracias Sol, qué bueno que te haya gustado la atmósfera de misterio del relato.

Gracias Jeve, sos muy amable.

Saludos cordiales.

Virginia Vadillo dijo...

Su imagen también se me ha quedado flotando, con una mezcla como de pena y misterio...
Me ha gustado mucho.
Besos

Gabriel Bevilaqua dijo...

"Me ha quedado flotando", Virginia, es más que una acertada imagen dado el caso...

Y ¡muchas gracias!

Saludos.

O. dijo...

Saludos de un trapecista catalán.

Gabriel Bevilaqua dijo...

Bienvenido Trapecista O. y saludos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...