jueves, 26 de octubre de 2017

Patitos



EL PATITO era de goma, estaba sucio y tenía los ojos despintados. Sin saber por qué lo recogió del montón de basura y se lo llevó a su casa. Y lo lavó y le pintó los ojos. Al otro día, al sonar el despertador, sintió como unas manos lo agarraban del cuello, lo conducían fuera de la casa y lo dejaban quién sabe dónde. Se sentía sucio y no podía ver. Entonces quiso pedir ayuda, pero lo único que consiguió articular fue un triste y solitario «¡Cuac!».
.

9 comentarios:

Ángeles dijo...

Terrorífico!

Esto de la transmigración de las almas está llegando a cotas inimaginables :D

Me ha gustado mucho.

Miguel Ángel Pegarz dijo...

Tan breve como contundente. Una rápida maldición por una buena acción.
Lo he disfrutado.

Gabriel Bevilaqua dijo...

La culpa la tiene Kipling, Ángeles ;)

Miguel Ángel, la próxima vez, si tiene una, seguro que se lo piensa mejor.


Saludos cordiales

Hola, me llamo Julio David dijo...

A las fotografías, a los espejos y a los besos, ahora se suman los patitos de goma: te roban el alma.

Saludos salados.

José A. García dijo...

Por razones como las que relatas es que nunca ayudo a nadie, ni a nada.

Saludos,

J.

Sara dijo...

La piedad peligrosa, que decía mi padre... Yo, a veces, también tengo esa impresión, pero procuraremos ser más optimistas ;)

Besos, Gabriel.

Gabriel Bevilaqua dijo...

Julio, José y Sara: ¡gracias por vuestros comentarios!

Saludos funambulescos

Manuela Fernández dijo...

Vaya con el patito ¡¡¡

Gabriel Bevilaqua dijo...

La culpa no la tiene el patito... Saludos, Manuela.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...