domingo, 27 de noviembre de 2011

El viaje



LA MUJER ha trabajado de sol a sol durante un año para ahorrar el costo del viaje. Con reverencia extiende el boleto y, tras recibirlo de vuelta, dando pasitos cortos, como de niña, conquista su asiento.
Saca un pañuelo y limpia tontamente la impoluta ventana. El vehículo se pone en marcha. De a poco, el verde mate de sus ojos se vuelve radiante como el verde de la campiña. Cuando asoman en el paisaje las flores —margaritas, rosas y petunias—, la mujer se ve a sí misma, descalza, correteando entre los colores.
Luego se suceden árboles frondosos, innúmeros riachos de aguas espejadas de sueños, montañas cada vez más altas, y las sedas del cielo a punto de arder sobre los trópicos.
Cuando el vehículo se detiene, la mujer se pone de pie y, dando pasitos cortos, como de niña, se enfrenta otra vez a la ciudad gris de la que nunca ha partido. Sonríe..., durante meses. Persiste la ventana en sus ojos como una puñalada de luz.
Safe Creative #1111260604248
.

36 comentarios:

Mar Horno dijo...

Conmovedor viaje interior. Frases memorables que son pura poesía: aguas espejadas de sueños, sedas del cielo... Una delicia. Un saludo Gabriel.

Yun Rodríguez dijo...

Tanta belleza natural me estrujó el corazón pensando en todo lo que hemos perdido, algunos sin haberlo conocido, a cambio de las grises ciudades.

Entrañable personaje. ¡Saludos!

alma dijo...

Ayy...que cosa tan preciosa, Gabriel ¿Cómo darte las gracias?

Un abrazo enorme, onironauta

Luisa Hurtado González dijo...

Me alegro que tenga un lugar interior al que ir y que disfrute el viaje. Es lo que se merece.
Ella y muchos otros.
Un beso

Gabriel Bevilaqua dijo...

Mar, Yun y Luisa, muchas gracias.

Almalaire, ¡me alegra que te haya gustado! Tus ojos también deben tener el brillo de los paisajes que tanto amas, pero en tu caso, a diferencia de la protagonista que no ha tenido la oportunidad y sólo cuenta con la ficción, es un brillo que nace colmado de lo verdadero. Abrazos.


Saludos funambulescos

Esteban Dublín dijo...

Impecable redacción y, como siempre, un placer leerte, Gabriel.

Mónica Ortelli dijo...

Un buen micro engalanando el mes de las ventanas. Un gusto leerte, como siempre.
Saludos!

Marce dijo...

Precioso el mini viaje de la fantasía. La imaginación de quién no se rinde, de quién disfruta a partir de un periplo imaginario. Un abrazo. ¡Vaya regalazo! (Alma se lo merece)

El tejon dijo...

Vengo de la cuevalagua, que bonito homenaje, Alma se lo merece.
Un saludo desde el mar Cantábrico.

Mercedes Pinto dijo...

Vengo de la mano de Alma, y créeme que se lo agradezco enormemente.
Un texto tan sencillo como bello, como a mí me gustan.
Enhorabuena.
Un afectuoso saludo.

Irma dijo...

PUes yo también vengo de la mano de Alma así que como me sigue picando mucho la curiosidad, voy a fisgonear por ese rinconín.

Precioso relato ¡¡qué suertuda!!

Un abrazo utópico, Irma.-

Isabel Martínez Barquero dijo...

Vengo desde Alma y me encanta el micro que le dedicas. Dulce y triste al tiempo, pero me consuela que el personaje tenga esa ventana a su disposición, aunque sea como "una puñalada de luz".

Quien no es personaje, nuestra Alma, atesora en su interior paisajes maravillosos, dotados de espíritu por su pluma magnífica. En ella, en Alma, persiste la naturaleza como un don que se extiende y nos inunda a todos de hermosura.

Un saludo afectuoso, Gabriel.

Pablo Gonz dijo...

Un texto tan rico que las riquezas propias del idioma no le son suficientes. Andas creando el castellano. Él te lo agradecerá.
Un fuerte abrazo,
P

Laura dijo...

Es un texto precioso escrito con mucha entrega y detalle en cada una de las palabras escogidas.

Felicidades por este viaje tan bonito, Gabriel.

Un abrazo des-
demispalabrasylasvuestras.

emejota dijo...

Vengo de casa de Alma para quedarme. Precioso y sensible relato. Bs.

Laura de Bife dijo...

Yo también llego de la mano de Alma a conocer tu casa.
Bellísimo el texto que le has dedicado y bellísimo tu sitio, Gabriel.
Un gusto enorme estar quí.
Lau.

Aurora dijo...

Qué bonito, Gabriel, y qué triste...

El Joven llamado Cuervo dijo...

Qué bello y qué bueno que persista el tiempo deandar, sin ataduras, un abrazo.

Elysa dijo...

Pura poesía tu micro, Gabriel, tan bello como conmovedor es ese viaje interior.

Gracias

Besitos

Gabriel Bevilaqua dijo...

Me ha sorprendido recibir a tantos visitantes nuevos, así, tan de golpe, pero a poco de comenzar a leer el misterio se ha develado... ¡Alma, muchas gracias!

Esteban y Mónica, muchas gracias.

Por supuesto que Alma se lo merece, Marce. Muchas gracias.

El tejon, muchas gracias. Vaya un saludo de vuelta hasta el Cantábrico. Y por cierto, bienvenido al Elefante.

Muchas gracias, Mercedes. Bienvenida al Elefante.

Irma, será un placer que fisgonees, espero que te guste lo que encuentres. Bienvenida al Elefante.

Isabel, suscribo plenamente tus palabras sobre Alma. Siéntete bienvenida al Elefante.

Pablo, aunque exageres, muchas gracias.

Muchas gracias, Laura. Efectivamente, es un texto escrito con detalle.

Emejota, muchas gracias; y bienvenida al Elefante.

El gusto es mío, Laura de Bife. Muchas gracias, y bienvenida al Elefante.

¡Aurora, muchas gracias! Me alegra que te haya gustado.

Muchas gracias, El Joven. Y bienvenido al Elefante.

Gracias a ti, Elysa.


Saludos y abrazos para todos.

Francisco Espada dijo...

Alma es mi salvoconducto, con el que pretendo viajar por este y otros itinerarios que el camino me descubre. Saludos.

Claudia Sánchez dijo...

Y qué importan las ciudades grises cuando se lleva una luz tan hermosa en el interior! Imposible dejar de ver a la niña feliz... durante meses!
Abrazo,

Simplementeyo dijo...

Hola yo también vine a subirme a tu elefante desde la casa de alma, precioso cuento como bien decía ella, así que aquí me quedo a fisgotar como dice mi compatriota Irma.

Manuel dijo...

Hola Gabriel:

Mi amiga Condesa (Alma), me dejo la invitación para venir por aquí.

La ilusión nunca se pierde. Relato genial

Me quedo por estos rumbos

Saludos

40añera dijo...

Alma me ha invitado a subirme a tu elefante y tu me das dado el boleto para quedarme
Un saludo

Maripaz Brugos dijo...

Tambien yo vengo del blog de Alma y ha sido un placer conocerte.
Volveré...

Gabriel Bevilaqua dijo...

Francisco, un salvoconducto de lujo. Bienvenido al Elefante.

Claudia, así es.

Simplementeyo, fisgonea a tus anchas. Y bienvenida al Elefante.

Manuel, si vienes de parte de la Condesa, siéntete como en tu casa. Bienvenido.

40añera, un gusto que te subas al Elefante, bienvenida.

Maripaz, será un placer el que vuelvas. Bienvenida.


Muchas gracias a todos por vuestras visitas.

Saludos funambulescos

Marisa dijo...

El viaje a esa naturaleza de colores con aromas, ríos que sueñan incesantes con el mar y sedas de cielos, no es más que el viaje a nuestro interior, a nuestros deseos.

Invitada por Alma llego a tu espacio y me voy encantada.
Delicioso relato, Gabriel.

Un saludo.

Verónica Ruscio dijo...

Ahora entiendo. Necesitaste un par de micros con mujeres feas o con mal destino (el espárrago, la prometida de Quimeras, la mujer del erizo) para realzar todavía más la belleza de esta viajera.

Me ha recordado un poema de Ferlinghetti: http://griseldagarcia.blogspot.com/2010/09/lawrence-ferlinghetti-podria-decir-que.html.

Y esta frase genial, Gabriel: «De a poco, el verde mate de sus ojos se vuelve radiante como el verde de la campiña». ¿Cómo has podido escribirla? ¡Un poco de piedad, por favor, para los que intentamos escribir! :-)

Gabriel Bevilaqua dijo...

Muy buena lectura, Marisa. Me alegra que hayas venido de la mano de Alma y que te haya gustado. Y, por supuesto, bienvenida al Elefante.

Vero, lo de las mujeres feas no lo había pensado pero es un buen punto :)
He leído el poema de Ferlinghetti que me referís, y, ciertamente, hay una conexión. Me ha gustado mucho el poema; y la imagen con que lo concluye, de antología.
Ay, no exageres, si yo estoy en la misma, intentándolo. Pero muchas gracias por el piropo.


Abrazos.

Neuriwoman. dijo...

Mis saludos, yo también formo parte del misterio de Alma, mi buena y admirada amiga de Cuevalagua. Y espero poder reincidir con frecuencia para disfrutar de tus escritos.

Gabriel Bevilaqua dijo...

Muchas gracias por tu visita, Neuriwoman. Siéntete bienvenida.

Saludos

Jéssica Andrea Vilardi dijo...

Me encanta. Siempre ha sido un misterio escudriñar los sueños de un comatoso -al menos, así fue mi lectura-. No deja de sorprenderme los finales!

Un abrazo,

Jéssica Andrea

Gabriel Bevilaqua dijo...

Muchas gracias, Jéssica. Me alegra que te haya gustado y que te sigan sorprendiendo los finales.

Abrazos

Estela dijo...

Creo reconocer ese lugar interior donde poder escapar y ver todos esos colores... un saludo ^.^

Gabriel Bevilaqua dijo...

Estela, bienvenida al Elefante.

Saludos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...