viernes, 11 de diciembre de 2015

El epitafio más hermoso del mundo



SIR WALTER SCOTT poseía una de las tumbas más antiguas del cementerio. Primorosamente ornamentada, destacaban sobremanera la efigie del caballero y su escudo de armas. No obstante, si había algo de lo que sir Walter Scott se sentía particularmente orgulloso era del epitafio en letra gótica que rezaba su lápida. No podía ser para menos: durante un lustro antes de su deceso, el concebir una frase que testimoniara la hondura de su alma se había convertido en su único fin. Por eso no le extrañaba que la gente se detuviera ante el sepulcro y se prodigara en adjetivos laudatorios hacia su sabiduría. Pero, últimamente, le despertaba una inmensa curiosidad aquel anciano que todos los domingos, tras honrar a su esposa, se detenía ante su lápida con la mirada extasiada. ¿Hasta qué punto, se preguntaba sir Walter Scott, sus palabras habían calado en el corazón de aquel hombre? Una mañana, cuando una joven se detuvo junto al viejo y le preguntó qué decía el epitafio, halló la respuesta: «¡Discúlpeme, señorita, yo tampoco sé leer!; pero no le parece hermosa la forma en que están grabadas las palabras». La mujer asintió, y sir Walter Scott esbozó una larga y ambigua sonrisa.
Safe Creative #1512055950456

El presente texto ha recibido una mención en la quinta propuesta anual del V Certamen de relato corto para mesilla de noche que organiza el sitio Esta noche te cuento.
.

5 comentarios:

Miguel Ángel Pegarz dijo...

Precioso y tierno.

Gabriel Bevilaqua dijo...

Gracias, Miguel Ángel. ¡Felices fiestas!


Saludos funambulescos

Ángeles dijo...

Me ha gustado mucho, la historia en sí y la atmósfera. Felicidades.

Hola, me llamo Julio David dijo...

Son curiosas las sensaciones de misterio y rabia que me despierta este microrrelato. Porque el título de este texto nos deja con una interrogante intensa: no saber nunca qué está escrito en el epitafio más hermoso ¡y del mundo!

Interesantísimo relato, bien logrado.

Saludos desde Chile.

Gabriel Bevilaqua dijo...

Gracias, Ángeles; me alegra que te haya gustado. Y, por supuesto, bienvenida al Elefante.

La idea era esa, Julio: no dar a conocer el epitafio, porque, después de todo lo importante es la historia que se teje aldedor del mismo y no el epitafio en sí. Obviamente, vale decirlo, me inspiré en Kipling. Gracias y bienvenido al Elefante.

¡Felices fiestas para ambos!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...