jueves, 25 de abril de 2013

Oportunidades



COMO resulté ser idéntico a un magnate, me secuestraron por error. No obstante, la familia pagó el rescate sin chistar y me recibieron con los brazos abiertos tras la liberación. Pensé que aquel hombre tal vez había fallecido en un accidente y nadie lo sabía. Ambos hechos, concluí, habían coincidido fortuitamente. Me apena decir que rogué para que su cuerpo jamás apareciera. Pero la conciencia pudo conmigo, y una noche, tras hacer el amor, le confesé a la esposa que yo no era quién ella creía. Sonrió y me dijo:
―Lo que vos ignorás, es que ya no soportábamos al original.
.

11 comentarios:

jaal dijo...

No somos los mismos después de un secuestro.Buen relato Gabriel.

Saludos

Sara Lew dijo...

Así que resultó ser una trama familiar que llegó a buen término. Todos contentos :-)
Muy buen micro, Gabriel, como nos tienes acostumbrados.
Un abrazo.

Cybrghost dijo...

Un final demoledor. Y una respuesta de una frivolidad extrema.

Francisco Espada dijo...

Quizás vos ignorás que os admiro, pero doy fe de ello, Gabriel.

Abrazos.

Laura dijo...

Quizás ...vos ignoras que también yo te admiro..., pero levanto acta notarial de ello. ;)

Quedo secuestrada con tus micros, ¿será cosa de la música que me acompaña? ¿que me embelesa? ¿que me transforma? ¿que me edulcora? ...

Un besote.

Leonardo Dolengiewich dijo...

Qué gran gran microficción!
Me encantó. Es exacta, redonda y picantísima.
Abrazo!

Pedro Sánchez Negreira dijo...

¡Qué buen micro, Gabriel! Una solución -que no por sospechada es menos efectiva- que redondea un relato muy bien ajustado en su pulso y su lenguaje.

Mis aplausos.

Un abrazo.

josé manuel ortiz soto dijo...

Gabriel, muy buen micro, que ya había tenido la oportunidad de leer con anterioridad. El final, excelente.

Gabriel Bevilaqua dijo...

Jaal, Sara, Cybrghost, Leonardo, Pedro y José, ¡gracias!

Francisco y Laura, ¡que me van a hacer poner colorado! Una auténtica alegría que les gusten mis letras. ¡Un millón de gracias!


Saludos cordiales

Verónica Ruscio dijo...

¡Nooo! Momento de horror. ¡Nooo! Qué escritorazo que sos, Gabriel.

Gabriel Bevilaqua dijo...

¡Gracias, Vero!

Abrazos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...