jueves, 25 de octubre de 2012

Gajes del oficio



METÍ al fantasma en prisión por carecer de papeles para andar asustando. El pobre era tan viejo que le ahorré los grilletes a cambio de que no se fugase a través de las paredes. Esa misma noche me avisaron de la comisaría que Lady Macbeth estaba indignadísima: el fantasma había vuelto al castillo. «Ya va a ver ese mentiroso cuando le ponga las manos encima», refunfuñé mientras abandonaba el lecho.
Por desgracia, dado que los sonámbulos suelen esfumarse para siempre, tuve que negarme a despertar al fantasma y aceptar calmadamente la serie de epítetos que me endosó la dama.

13 comentarios:

Susana Camps dijo...

Al contrario que ese fantasma, tu micro no se escapa: cada frase está perfectamente engarzada con la siguiente, y tiene una densidad ineludible.
Gracias por las sonrisas (aunque no quisiera estar junto a esa lady Mcbeth enfadada...).

Ana dijo...

Tampoco hubieran servido los grilletes, Lady Macbeth vivirá por siempre atormentada por viejos fantasmas.

Me encantó el micro.
Saludos!

Laura dijo...

Un fantasma bastante huidizo al que no se puede retener ni con grilletes, ni con promesas.

Me gusta el orden de tu narración y a Lady Macbeth me la esperaba con las manos ensangrentadas y una sábana blanca a sus pies. ¡Cosas de mi imaginación!, claro.

Buen micro Gabriel,
me ha gustado. Besos desde mis palabras.

Alma de Adra dijo...

Oh, lady McBeth debe insultar con insuperables crueldad y categoría :D

Pobre fantasma, se lo va a perder.

Un beso

Francisco Espada dijo...

Divertido e ingenioso, como suele ser marca de la casa. ¡Felicidades!

Belkys Pulido dijo...

Excelente, buena sábana cobija a este micro fantasmagórico.

Gabriel Bevilaqua dijo...

Susana, Ana, Laura, Alma, Francisco y Belkys (qué bueno volver a verte por aquí), ¡gracias! Me alegra que les haya gustado.

Saludos cordiales

Mar Horno dijo...

Mucha miga veo en tu relato y mucho intertexto. Buenísimo, como siempre es marca de la casa. HOy que me han regalado una hora (gratis no debe ser, pero se me escapa el motivo) he vuelto a pasar por la casa de muchos amigos, sin olvidar tu elefante funambulista. NUnca decepcionas, desde luego. Un abrazo.

Gabriel Bevilaqua dijo...

Ay, Mar, haberlo sabido antes: si están regalando horas -aunque lo hagan porque contengan bucles- tengo una pila enorme de relojes para cargar ;)

¡Gracias y abrazos!

Yolanda dijo...

Me ha encantado ese viejo fantasma que conmueve hasta el punto de perdonarle los grilletes. Y lo demás. Se le perdona todo porque nos ha conquistado.

Un abrazo.

Gabriel Bevilaqua dijo...

Yolanda, gracias. El Elefante está lleno de fantasmas, tantos que hasta tienen etiqueta ;)

Saludos cordiales

Romina E. dijo...

Muuuuuuuuuy ingenioso...

Gabriel Bevilaqua dijo...

Gracias, Romina :)

Saludos cordiales

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...