lunes, 15 de agosto de 2011

Relevo de pruebas



EL TELÉFONO no dejaba de sonar. Miré la hora: las doce; gruñí y me levanté para pegarle un par de puteadas a quién quiera que fuese. A poco, caí en la cuenta de que aún no tengo teléfono. De todas maneras me aventuré hasta el living y sobre la mesa ratona lo descubrí: a disco y traslúcido.
Entonces apareció un fantasma, atendió la llamada y me hizo una seña para que me acercase.
―Para usted ―dijo.
Enseguida reconocí mi voz:
―Sos un imbécil ―me dije y corté.
―¿Quién era? ―quiso saber el fantasma.
―Un imbécil ―bufé.
Y el fantasma, mientras se perdía en la pared a carcajadas, proclamó:
―¡A confesión de partes...!


Safe Creative #1108159867303
.

11 comentarios:

Palabras como nubes dijo...

jajajaja, ¡muy bueno, Gabriel!

J&R

Ylka (Malalua) dijo...

Te había perdido la pista, pero afortunadamente has vuelto a mi blogroll. Además, compruebo aliviada que sigues escribiendo igual de bien. Incluso mejor.

Un saludo enorme.

Susana Camps dijo...

Francamente original, en la era del móvil o celular te aventuras a dar dos pasos atrás y hablar de teléfonos con disco y, aún más, fantasmas... con tu propia voz.
Sorprendente funambulismo. Abrazos.

Elise Reyna dijo...

Agradablemente onírico Gabriel. Un beso.

Puck dijo...

jajaja así da gusto comenzar el día, me has alegrado este martes-lunes. Gracias
saludillos

Yun Rodríguez dijo...

Esta vez sí me dejaste "con cara de what". Saludos.

Gabriel Bevilaqua dijo...

Jeve y Ruma, muchas gracias.

Malalua, un placer volver a verte por aquí. Muchas gracias por el piropo literario :)

Muchas gracias, Susana. Una alegría que te guste el micro :)

Otro beso, Elise.

¡Puck, qué bueno! Precisamente provocar la sonrisa es una de las intenciones de este micro, si lo ha logrado, y más aún para empezar tu día, yo feliz. Muchas gracias a ti.

Yunuén, interpreto que no has entendido el micro; en realidad es muy sencillo, un pequeño paso de comedia de un fantasma chocarrero...


Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.

Saludos.

César Socorro dijo...

Me has arrancado una fantasmagórica sonrisa. Saludos.

Gabriel Bevilaqua dijo...

Fantasmagóricamente contento por tal motivo :)

Saludos.

Verónica Ruscio dijo...

Literalmente largué la carcajada, Gabriel. Muy bueno.

Saludos.

Gabriel Bevilaqua dijo...

Esa es el fin del cuento, Verónica: provocar la risa, o, al menos, dibujar una sonrisa. Me alegra que lo haya conseguido. El humor debiera tener más presencia en lo literario, pero ese es otro tema.

Saludos funambulescos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...