domingo, 28 de agosto de 2011

El mejor aprendizaje y otros asuntos...



...según Ernest Hemingway
¿Cuál consideraría usted que es el mejor aprendizaje intelectual para el futuro escritor?
Digamos que debería ir y ahorcarse porque descubre que escribir bien es una dificultad intolerable. Entonces habría que cortarle la soga sin piedad y obligarlo por las propias a escribir lo mejor que pueda por el resto de su vida. Por lo menos tendría la historia del ahorcado para comenzar.
[...]
¿Qué pasa con la gente que ha hecho una carrera académica? ¿Cree que gran cantidad de escritores que ocupan cargos en la enseñanza han comprometido su carrera literaria?
Depende de lo que usted llame compromiso. ¿Lo dice en el sentido de una mujer que se ha comprometido? ¿O es el compromiso del estadista? ¿O el compromiso con su almacenero o con su sastre de que les va a pagar un poquito más pero en cuotas? Un escritor que puede escribir y enseñar tendría que hacer las dos cosas. Muchos escritores competentes han probado que podía hacerse. Yo no podría, lo sé, y admiro a los que pueden hacerlo. Me inclino a pensar, sin embargo, que la vida académica pondría punto a la experiencia exterior lo que limitaría posiblemente el conocimiento del mundo. El conocimiento, no obstante, demanda más responsabilidad de un escritor y hace más difícil la escritura. Tratar de escribir algo de valor permanente es una tarea que toma todo el tiempo aunque sólo se usen unas pocas horas en escribir realmente. Un escritor puede compararse a un pozo. Hay muchas clases de pozos como hay de escritores. Lo importante es tener agua buena en el pozo y es mejor sacar una cantidad regular que dejar el pozo seco y esperar que se vuelva a llenar.
[...]
¿Admite que hay simbolismo en sus novelas?
Supongo que hay símbolos ya que los críticos se la pasan encontrándolos. Si no le molesta, no me gusta hablar de ellos ni que me pregunten por ellos. Ya es bastante duro escribir libros y cuentos como para que además uno tenga que explicarlos. También, deja a los explicadores sin trabajo. Si cinco o seis o más buenos explicadores pueden continuar, ¿por qué los interferiría? Lea cualquiera de las cosas que escribo por el placer de leerlas. Cualquier otra cosa que encuentre estará en la medida que usted la haya aportado a la lectura.
[...]
¿Hasta qué punto está completo en su pensamiento la concepción de un cuento? ¿Mientras lo va escribiendo cambia el tema, el argumento o algún personaje?
A veces uno sabe el cuento. A veces lo va haciendo y no tiene la menor idea de cómo terminará. Todo cambia a medida que se mueve. Eso es lo que hace que el movimiento haga el cuento. A veces el movimiento es tan lento que no parece que se estuviera moviendo. Pero siempre hay cambio y siempre movimiento.
[...]
¿Puedo preguntarle hasta qué punto cree usted que el escritor debe preocuparse por los problemas sociopolíticos de su época?
Cada uno tiene su propia conciencia y no deberían existir reglas sobre cómo debe funcionar una conciencia. De una cosa puede estar seguro y es que si la obra de un escritor preocupado por la política debe durar tendrá que saltear lo político cuando lo lea. Muchos de los llamados escritores enrolados políticamente cambian frecuentemente su política. Esto los alegra mucho a ellos y a sus revistas político-literarias. A veces tienen que escribir de apuro sus nuevos puntos de vista… Quizás esto pueda ser respetado como una forma de la búsqueda de la felicidad.
[...]
Se ha dicho que un escritor trata una o dos ideas a través de toda su obra. ¿Diría usted que su obra refleja una o dos ideas?
¿Quién dijo eso? Suena muy tonto. El hombre que lo dijo posiblemente no tenía más que una o dos ideas.

.

10 comentarios:

Juan Ojeda dijo...

Muy interesante la entrevista; me gustó lo que dice de las interpretaciones. Yo no sé porque se crea tanto revuelo alrededor de los artistas, con esos cuervos blancos que se yerguen como interpretadores de tal o cual obra, cada lector completa el circulo y hace propios sus significados. Eso es lo hermoso del arte.

Gracias por compartir, Abrazo.

Jess Vilardi dijo...

Muy de acuerdo con la posición respecto al simbolismo. En general un escritor nunca tiene previsto ciertos símbolos para sus creaciones literarias, no está al tanto de ello, es más, nunca llega a pensarlo. Y si se empeña en interpretar la obra le darían ganas de quemarla. Ernest es muy filántropo con no quitarle el desentrañado trabajo a los críticos, jaja.

Un abrazo y al igual que Juan, agradezco que hayas compartido esto.

Patricia Nasello dijo...

Gracias, Gabriel
Con tu permiso, me lo guardo

Un abrazo

Enmascarado dijo...

Muy inteligente Don Ernesto. "Tú lee lo que yo pongo, que cualquier otra cosa que encuentres en la lectura estará en la medida de lo que tú mismo aportes.
Buena entrevista, me uno a los agradecimientos.

Pablo Gonz dijo...

Me gustó leer esta entrevista, Gabriel. Encuentro en ella a un hombre que dice la verdad (algo que no se prodiga en las entrevistas actuales).
Un abrazo,
PABLO GONZ

RosaMaría dijo...

Qué buenas respuestas!Digno de Hemingway, cierto y certero. Saludos y encantada de llegar hasta aquí.

Yun Rodríguez dijo...

Me fascinó la historia del ahorcado para empezar jajaja.

Ese comentario de la aportación del lector es tan cierta ¡y tan desapercibida! Me recuerda a esa teoría de la física cuántica que asegura el cambio en el comportamiento de un electrón cuando un observador interfiere en él con su mirada.

Gabriel Bevilaqua dijo...

Hola Juan. Bienvenido al Elefante. Lo importante como dice Hemingway es leer por el placer de la lectura misma. Lo demás viene por añadidura.

Como dices, Jess, en cualquier rama del arte, el artista suele ser menos consciente de lo que los críticos afirman. Uno de los románticos alemanes del siglo XIX, no recuerdo ahora si era Tieck, Schlegel o Von Kleist (estoy casi seguro que era este último), decía que si el artista o el hombre en general se hacía demasiado consciente de sus actos esa misma conciencia lo paralizaba. En tal caso, le quedaban dos opciones: la animalización o la divinización. Hay un hermoso texto breve de uno de los autores que cité.
En fin, en cuanto a los críticos lo mejor es dejarlos hablar, de algo tienen que vivir.

Patricia, Enmascarado, Pablo: qué bueno que les haya gustado estas preguntas-respuestas de una entrevista mucho más larga.

Hola RosaMaría. Bienvenida al Elefante funambulista. Sí, las respuestas son muy interesantes. Y, por supuesto, yo encantado de que hayas llegado hasta aquí.

Sí, Yunuén, a mí también me gustó lo del ahorcado ;)
Interesante también lo que dice sobre el cuento y la aguda observación sobre las partes políticas en las obras literarias.


Saludos funambulescos.

Elise Reyna dijo...

Gabriel, muy bien armada la entrevista. Gracias.
Cariños

Gabriel Bevilaqua dijo...

Besos, Elise.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...