viernes, 17 de diciembre de 2010

Los santos goces

Liliana Karadjova, Sweet Misfortunes


ERA un hombre dado a los placeres de la carne, a tal grado que sus esposas se le morían durante la luna de miel: fase álgida del enamoramiento en que, como es sabido, la carne de mujer adquiere su mejor sabor.


Safe Creative #1012178084361

Foto © Liliana Karadjova, Sweet Misfortunes

.

23 comentarios:

Luisa Hurtado González dijo...

La luna de miel, ya lo dice la misma expresión, es dulce, muy dulce.
Un saludo goloso.

iglesiasoviedo dijo...

Acabo de entrar en tu blog y he ledo algunos de sus relatos, me gustan.
Me gusta tu estilo, tu forma de escribir.
Sera un placer para mi visitarte y disfrutar de tus escritos.

Torcuato dijo...

Este comentario te lo voy a hacer desde aquí abajo porque con este micro estás arriba, arriba, en lo alto del pedestal.
Sencillamente perfecto.
Felicidades, Gabriel.
Un abrazo.

almalaire dijo...

Encuentro maravillos el levísmo matiz que implica el "se le morían".Me encanta. Yo también creo, como Torcuato, que es perfecto. Un beso.

Palabras como nubes dijo...

Jajajaja, ¡¡excelente!!
Adhiero a almalaire con esto del "se le morían".

Saludos
Jeve.

Ángeles Sánchez dijo...

Un micro muy muy bueno, con la sombra de la luna sobre esas mujeres.

Te felicito.

Un abrazo

Malena dijo...

Desconfiad de aquellos hombres que dicen que quieren comerte a besos.

Mónica Ortelli dijo...

Me gustó cuando lo leí y mejora con la relectura. Tiene ese tono parsimonioso, envolvente, elegante que se mantiene hasta el final. Juega constantemente entre la ambigüedad y lo literal.
Excelente, Gabriel.
Un abrazo.

Gabriel Bevilaqua dijo...

Luisa, la verdad no soy muy adepto a los dulces ;) Gracias por pasar.

Muchas gracias, Iglesias Oviedo; siéntete bienvenido cuando quieras.

Bueno, Torcuato, desde el llano donde siempre he vivido, muchas gracias.

Muchas gracias, Almalaire; creo que el “se le morían” fue un pequeño hallazgo para el caso.

Jeve, Ángeles: muchas gracias.

Muy bien apuntado, Malena.

Mónica, muchas gracias; no pienso cuestionar ni una sola de tus palabras ;)


Saludos cordiales.

Javier Ortiz dijo...

Buen micro. Con un giro final que te saca una sonrisa.

Saludos.

Jess Vilardi dijo...

Qué antropófago-seductor.
El disfrute de la carne en todo el sentido de la palabra :|

Pero este personaje se lleva todos los créditos, hasta se le perdonan sus crímenes porque son, como cita en una canción Calamaro, perfectos.

Me encanta leerte. Un abrazo,

Jess Vilardi

Gabriel Bevilaqua dijo...

Gracias, Javier.

Y a mí me encanta que me leas, Jess. Muchas gracias.


Saludos.

Metalsaurio dijo...

Me encanta la historia de fondo, mas a la redacción le daría una vueltecilla (cuestión de gustos, es muy opinable,claro y mi criterio no es dogma :D ). Quizá algo así:

Tan dado era el hombre a los placeres de la carne y tan tiernas sus mujeres en la luna de miel que ninguna le duraba más allá de la primera noche.

Un saludo.

Baizabal dijo...

Lo que me gusta es esa forma elegante de la ambigüedad, una insinuación. ASí como lo erótico.

Un abrazo

Esteban Dublín dijo...

Mmmm, ¡delicioso!

Claudia Sánchez dijo...

Me engañaste con el título eh? pensé que venía navideño el tema.
El micro me gusta mucho y la foto encaja perfectamente. Felicitaciones!
Aprovecho para desearte Felices Fiestas y que el próximo año nos encuentre trabajando.
Saludos!

Gabriel Bevilaqua dijo...

Metalsaurio, como dice el refrán sobre gustos… La versión alternativa que propones está bien y es interesante, pero fíjate que ya es otra cosa. Me explico: creo que uno de los aciertos de este micro (modestia aparte, jeje) es la utilización de la palabra carne dos veces en una misma oración pero con una traslación de su significado. La primera carne hace ―o pareciera hacer― alusión al placer amatorio pero la segunda lo traslada al placer culinario. Si lees el comentario de Mónica Ortelli, verás que ella lo define como “envolvente”, coincido con tal calificativo que, creo, es producto de lo que te refería sobre el juego con la palabra carne. Pero más allá de todo me encanta que expreses tu opinión sin reservas: muchas gracias ;)

Baizabal, Esteban: muchas gracias.

Claudia, ¡es que lleva varios días publicado! Muchas gracias por todo; espero que hayas pasado una Feliz Navidad y que el año que se avecina te sea súper fructífero en letras.


Abrazos y Felices Fiestas para todos.

Metalsaurio dijo...

No me había fijado en ese matiz, es cierto, y da buen efecto, sí señor. Sin embargo, con la "vuelilla a la redacción" me refería más a la parte que va de la primera carne a la segunda. ("a tal grado que sus esposas se le morían durante la luna de miel: fase álgida del enamoramiento en que, como es sabido").

(Y me alegro que te haya sentado bien, que no todo el mundo acepta de buen grado una visión distinta :D)

Un saludo y felices fiestas.

Víctor dijo...

Redondo, enpléndido, elegante, rápido, directo... y sabroso.

Un saludo.

Gabriel Bevilaqua dijo...

Metalsaurio, en ese punto que señalas ya entran a tallar los gustos personales: fíjate que, por ejemplo, a Almalaire y Jeve les ha encantado precisamente esa frase -o al menos parte de la misma- que a ti no te ha convencido tanto. ¡Nunca se puede dejar conformes a todos! :( Y eso como escritores -aspirantes, jeje- es algo que debemos aceptar.

Muchas gracias, Víctor.


Saludos cordiales.

Marce dijo...

La luna de miel se entiende como un breve período de tiempo. ¡Alarguémoslo!, que dure un poco más.

He llegado hasta este sitio gracias a Alma, creo que no voy a arrepentir. Un saludo cordial

Ricardo Miñana dijo...

En estas fechas tan entrañables
que la armonía, la paz y felicidad entren en tu casa.
¡¡Felices fiestas!!

Un abrazo.

Gabriel Bevilaqua dijo...

Marce, muchas gracias y bienvenido al Elefante. Yo de lo que no me arrepiento es de leer a Alma.

Muchas gracias, Ricardo; y bienvenido al Elefante Funambulista.

¡Felices Fiestas!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...