lunes, 2 de julio de 2012

Donde se pierde la mirada


A cuatro manos con Isabel Segura Boutry
APARECÍAN cuando la soledad de la isla desierta lo abrumaba pero, más que acompañarle se aprovechaban de su estado. Amaranta la filóloga se empeñaba en cobrarle las conversaciones palabra por palabra, Hildebrando el político corrupto le exigía más ciudadanos para erigirse gobernador, Bayardo, Plácida, Lavinia ¡y tantos otros! Así que una hermosa mañana de azul descarriado se deshizo de ellos. A unos los arrojó por el acantilado, a otros los invitó a nadar entre tiburones y al resto simplemente lo estranguló. Pero aquellos asesinatos maltrataban su conciencia, por eso alzó una puerta frente al mar —siempre llegaban por mar—, por eso. Porque sabía que, a pesar de sus defectos, los visitantes tenían una gran virtud, la urbanidad. Cuando llamaran bastaría con no abrir. Tras varios meses las aldabadas desaparecieron y, aliviado, incluso coqueteó con la idea de eliminar la puerta. Entonces llegaron aquellos hombres y golpearon y golpearon hasta que, desencantados, volvieron a sus chalupas rumbo al buque.
Cuando levaron anclas, él, náufrago loco, sonreía, de nuevo sus fantasmas se habían desvanecido.
.
Safe Creative #1206231853418
.

9 comentarios:

Verónica Ruscio dijo...

¡Pobre! :-)

David Moreno (No Comments) dijo...

Bravo Gabriel. Menuda idea, los fantasmas del náufrago desvanecidos.
Muy tuyo, que no es poco.

Un saludo indio
Mitakuye oyasin

Laura dijo...

Me gustan esos fantasmas que desaparecen igual que llegaron. Yo creo, sólo creo (no me hagas caso si no quieres) que se leería mejor con cuatro comas: "Amaranta, la filóloga," e "Hildebrando, el político corrupto,".

Un naúfrago loco digno de un microcuento especial como el que a cuatro manos habéis creado.

Un abrazo.

Rubén dijo...

Lleno de aire salado y nieblas enturbiadas... Me gustó.
Deberías hacer caso a Laura respecto a las comas y echar un vistazo al ritmo de la puntuación, según mi criterio.
Genial eso de escribir a cuatro manos, pues son dos cabezas.

Isa SB dijo...

Ha sido un placer trabajar contigo.
Mucha suerte en la final.
¡Ah! interesante aldaba, para perder la mirada .
Saludos.

Sergio Cossa dijo...

De náufragos se ha escrito mucho. De fantasmas también. Es bueno ver que siempre hay una vuelta de tuerca (qué lugar común) para estos temas.

Gracias, Gabriel. ¡Saludos!

Gabriel Bevilaqua dijo...

Ya ves, Vero, siempre poniendo a los personajes a sufrir ;)

Gracias, David.

Laura y Rubén, gracias por las sugerencias, siempre son bienvenidas. Las tendré en cuenta.

El placer ha sido mío, Isabel. Muchas gracias por todo :)

Sergio, siempre existe una vuelta de tuerca; la cosa es hallar la llave para darla ;)


Saludos cordiales

Francisco Espada dijo...

Magnífico relato. La imaginación, el espejismo, los sueños... todo un mundo para un buen creador.

Gabriel Bevilaqua dijo...

Gracias, Francisco. Me alegra que te haya gustado.

Saludos funambulescos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...