viernes, 1 de febrero de 2013

La cita



ÉL la esperó una hora, un día, una semana, un mes, un año, un lustro, una década, un siglo; cuando finalmente ella llegó, él sólo se limitó a decirle: «Lo siento, pero no puedo amar a alguien que sea tan impuntual», y se marchó.
Safe Creative #0902172576348
.

7 comentarios:

jmgonzalezserna dijo...

Pero qué hombre tan rencoroso: esperar tantísimo tiempo sólo para expresar una breve frase la rabia acumulada. Sin duda debía ser un microcuentista.

Laura dijo...

Creo que si se espera de corazón, no es para echar en cara alguna cosa que fue doliendo en la espera, pero está claro que en tu micro quiso dar un giro y largarse por donde había venido.

¿Tiene sentido esperar tantísimo tiempo? .... en las novelas románticas se esperan seis o siete capítulos, a lo sumo. ;)

Un abrazo Gabriel.

Gabriel Bevilaqua dijo...

JM, no me caben dudas de que el pobre hombre era un microcuentista :) Por cierto, bienvenido al Elefante.

Laura, no es un micro cartesiano, hay que tomarlo desde lo lúdico ;)


Saludos cordiales

Francisco Espada dijo...

Lo encuentro muy razonable. Yo esperé y ella se acostumbró a que siempre la esperara.
Un abrazo

Gabriel Bevilaqua dijo...

Conclusión, Francisco, ¡no hay que mal acostumbrar a las personas!

Saludos funambulescos

Miguelángel Flores dijo...

Si al menos fuera amor, pero no me parece bien esperar una eternidad por desamor.

Un abrazo,

Gabriel Bevilaqua dijo...

Miguelángel, en el fondo el tipo la quería, lo que pasa es que detestaba la impuntualidad ;)

Saludos cordiales

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...