jueves, 8 de marzo de 2012

Cien fictimínimos. Microrrelatario de Ficticia.



Alfonso Pedraza (compilador)
México, Ficticia, 2012.
119 pp.

El pasado 8 de febrero se presentó en el Palacio de Bellas Artes de la ciudad de México el libro Cien fictimínimos. Microrrelatario de Ficticia, como parte de los festejos por los diez años de funcionamiento del taller de minificciones de La Marina de Ficticia. De dicha presentación participaron, además del creador del taller, Alfonso Pedraza, todos los ficticianos que han fungido como Coordinadores a lo largo de este tiempo.
«Cien fictimínimos. Microrrelatario de Ficticia, representa una década de trabajos del Taller de Minicuento de www.ficticia.com, conocido como La Marina. Estos textos han sido elegidos, primero, por un importante número de especialistas y escritores del mundo hispanoamericano de la minificción y, segundo, por los propios ficticianos, de entre 25 mil obras publicadas y trabajadas en red, lo que las ubica como los cien relatos brevísimos más populares de Ficticia, el portal de internet con mayor antigüedad dedicado al cuento contemporáneo en español. En este libro se dan cita 47 microrrelatistas de México, España, Argentina, Colombia y Francia que, con piezas de apenas unas cuantas líneas, son el mejor ejemplo del porqué la narrativa corta o ultracorta se ha ganado un lugar de privilegio en la literatura del siglo XXI».
Texto de la contratapa de Cien fictimínimos.
Entre los 47 autores mencionados se hallan la imponderable Lucía Díaz (presente Coordinadora y merced a la cual ha llegado hasta mis manos el libro), Elisa de Armas, José Manuel Ortiz Soto y Mónica Ortelli, además de un tal Gabriel Bevilaqua que ha tenido la fortuna de participar con cuatro textos (Despertares, Sin retiro, A la sombra de un sueño en flor y La sombra del alquimista).
En este punto, y pese a ser parte interesada, creo no equivocarme al asegurar que mucha de la buena minificción que se ha escrito, en la pasada década y en lo que va de la actual, ha salido de La Marina. Estos cien microrrelatos al menos así parecieran confirmarlo. Textos hilados al rumor de las aguas marineras cuya mayor riqueza deviene de la variedad de voces narrativas, de estilos y de enfoques. En suma, de la imaginación puesta al servicio de lo breve.
Para terminar, valga una pequeña muestra en la que me he tomado la libertad de incluirme.
 


Nota: los textos reproducidos son propiedad exclusiva de sus respectivos autores.
.

8 comentarios:

Laura dijo...

Hola Gabriel ¡creo que llego la primera para felicitarte en mayúsculas y con letras púrpura!.

¡Qué chula esa edición con todos esos micros vuestros!. Cuatro textos tuyos y el buen sabor de boca de estar entre los elegidos.

Felicidades de verdad, y disfruta de todos los textos fictiminisimos : CIEN para ser exactos!!.

Un abrazo desde un lugar del mundo.
Laura.

Lady Dragón dijo...

Mi enhorabuena por la edición y mi gratitud por presentarme a Elisa de Armas porque su relato me ha encantado.
Si mi agenda me lo permite, que últimamente anda ella demasiado resuelta y soberbia, me pasaré el sábado por los Tipos Infames :).
Mil fantasías,
Inés

Sergio Cossa dijo...

¡Qué bueno es ver plasmadas en papel esas obras que son gigantes en miniatura!
"Sin retiro" es una delicia, por su crudeza y originalidad.
¡Felicitaciones!

Gabriel Bevilaqua dijo...

Muchas gracias, Laura. La verdad es que estoy muy contento de participar de esta antología y, como señalas, ¡con cuatro textos! Se va a vender en España, si puedes hacerte con uno de seguro te va a gustar, hay textos notables... y no me refiero a los míos ;)

Hola Lady Dragón, qué bueno verte por aquí y que te haya gustado el texto de Elisa. Elisa es a mi entender una de las mejores microrrelatistas que han surgido en los últimos años.
¡Ay!, se me olvidó mencionar, debido al inexplicable apuro de los relojes, que este sábado se presenta Cien fictimínimos en España. La cita es a las 20 horas en Tipos infames, libros y vinos, como apuntas. Allí se van a reunir buena parte de los ficticianos españoles o que residen en España.

Muchas gracias, Sergio. Esa mini, por así decirlo, es uno de mis clásicos.


Saludos ficticianos para todos.

Elisa dijo...

Gracias, Gabriel, por el colgar el micro y por tus palabras (oye, quita la microbigrafía, anda, que me da mucha vergüenza ser la única que la tiene).
No te puedes imaginar (que va, seguro que sí lo imaginas) lo emocionante y divertida que fue la presentación del libro en Madrid. Allí estuvimos el Águila Descalza, Josep, Tequila, Manlynf, Dorrego, Gata Blues y yo junto a otros ilustres ficticianos de otros tiempos como Laura Hermosilla, Letra, Ojo Rojo, Jorge Pardo, Carmen Simón y Magicco. La presentación fue muy emotiva, nos acordamos mucho de todos vosotros, los argentinos (nos dio mucha pena que finalmente Miriam no pudiera venir) y, por supuesto, también estuvieron presentes los mexicanos.
Tener el libro por fin entre las manos ha sido una gran alegría, por la calidad de los textos, el aprecio que siento hacia sus autores, lo bello de la edición y, sobre todo, porque como dijo Manuel Vila (Ojo Rojo) Ficticia es un ejemplo sorprendente (y digno de ser imitado) de las cosas que las personas pueden construir con una mínima estructura y de una forma totalmente anárquica (entiéndase anárquico en el mejor sentido de la palabra).

Un abrazo ficticiano.

Gabriel Bevilaqua dijo...

Elisa, he estado un poco ocupado estos días, pero ya anduve echando un ojo a los pormenores del encuentro por Ficticia y a los fotos en el Face, se ve que fue una velada realmente espléndida, me alegra mucho. Ahora resta esperar a que el libro haga su camino y se coloque, como estimo que se merece, entre las antologías de referencia del género. La edición es muy linda y, como dices, tener el libro entre las manos supone toda una satisfacción (¿qué será lo que tiene el papel?).

Felicidades y abrazos ficticianos.

PD. Jajaja, bueno, la quito, la quito ;)

Elisa dijo...

Ay, Gabriel, al ver el libro me di cuenta de que los textos están escaneados, siento haberte dado el trabajo de recortar la imagen y todo eso, yo pensaba que era tan fácil como borrar unas líneas.

Gabriel Bevilaqua dijo...

No hay problema, Elisa, los deseos de una dama siempre deben ser complacidos :)

Saludos cordiales

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...