miércoles, 28 de enero de 2015

El juego del fisonomista



LA ESPERÉ toda la noche, café tras café, sin dejar de mirar la calle. Me entretenía rebautizando a los transeúntes según sus caras. Nueve Juanes, seis Marías, cinco Fernandos, dos Elisas y ¡hasta una Tatiana!; pero nadie con fisonomía de Nancy, Rodolfo o Verónica. Ni de Silvia…
Al amanecer, le pido al mozo ―que tiene cara de Esteban aunque le digan Juan― otro café, el último, y los periódicos que el canillita ―éste sí que es un Juan en todo su derecho― ha dejado sobre la barra. Entre sorbo y sorbo, hojeo los titulares, sonrío con las viñetas de la contratapa y deambulo discretamente por las necrológicas. Mis ojos se espantan al leer «Silvia I…»; al tiempo que una mujer que dice ser Silvia I… ―aunque no tiene cara de Silvia, sino de Laura―, se sienta a mi lado y me asegura que he sido más que cortés en esperarla toda la noche. Le digo que no es nada y cierro el periódico. La charla se vuelve cada vez más placentera, hasta que descubro mi imagen reflejada en el vidrio de la ventana.
Lo cierto es que no me sorprende el hecho de que ya no tengo cara de Gabriel.
.

3 comentarios:

Carlos de la Parra dijo...

Interesante resalta el hecho de como sentimos que deben llamarse las personas, forma parte de juegos de reunión de café al aire libre en que llegamos a participar alguna vez, pero resultaba más divertido el que cada quien opinara a que se deicaba la persona que venía pasando por la acera y algunos nos traían carcajadas al escuchar que uno era espía del ministerio de hacienda,o el arquitecto homosexual,o vendedor de enciclopedias fracasado etc.

Miguel Ángel Pegarz dijo...

Brutal, en el sentido literario, no literal.
Hombre, es para que le cambie a uno la cara ¿no?.

Gabriel Bevilaqua dijo...

Carlos y Miguel Ángel, gracias por vuestros comentarios.


Saludos cordiales

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...