domingo, 10 de junio de 2018

El chal



—TÍA —le digo, sentándome a su lado y tomando entre las mías sus gélidas manos—, usted ya ha cumplido su ciclo vital. Porque no se porta bien y deja que la metan en el ataúd y la pongan linda para el velorio. ¡Hasta los primos de Chivilcoy prometieron que iban a venir a despedirla!
—Vos no entendés, por primera vez en mi vida soy parte de algo más grande que yo…
—Claro, el otro lado debe ser enorme.
—¡Y pensar que siempre fuiste mi sobrino preferido!
—Por eso mismo estoy aquí —el empleado de la funeraria me mira y me señala repetidamente el reloj—, y porque no quiero que pase vergüenza; imagínese qué va a decir la gente si falta a su propio funeral.
—Ya nada…
—¡Los fiambres de las salas 3 y 5 —vocifera otro empleado asomándose a la habitación— tampoco quieren entrar a sus ataúdes!
—… volverá a ser lo que fue.
Seguidamente, mi tía se levanta de la silla, me da un beso y se reúne en el pasillo con los otros difuntos. Intercambian unas palabras y alcanzo a escuchar que van a marchar hacia la plaza. Yo me quedo junto al ataúd, sin saber qué hacer, hasta que descubro su chal sobre el respaldo de la silla. Entonces lo agarro y salgo a la calle. Viva o muerta, no puedo permitir que mi tía se resfríe.
.

5 comentarios:

José A. García dijo...

Nada peor que un resfrío.
Por algo es el sobrino favorito.

Saludos,

J.

Ángeles dijo...

Vaya muertos más díscolos :D

Humor negro y tierno al mismo tiempo. Me ha gustado.

Sara dijo...

Es muy tierno lo que has escrito, y a la vez tiene mucho humor, pero a mí, si te digo la verdad, lo que realmente me ha llamado la atención ha sido esa afirmación de la muerta de que es la primera vez que participa en algo más grande que ella; no sé si tomarlo como que ha vivido una existencia anodina o que directamente es una megalómana.

Besos, Gabriel.

Gabriel Bevilaqua dijo...

Tal cual, José.

Un poco de humor, aunque sea negro, nunca viene mal, Ángeles, ¿no? :)

Bueno, Sara, podría ser cualquiera de esas dos posibilidades, pero lo cierto es que la clave de esa cuestión hay que buscarla en el último párrafo: “van a marchar hacia la plaza”, y esto, al menos por aquí, tiene ciertas connotaciones.

Gracias a todos por vuestros comentarios.

Saludos funambulescos

Miguel Ángel Pegarz dijo...

Me gusta toda la lectura que se le puede dar, pero ese toque final es delicioso.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...